Escucha esta nota aquí

“No trabajaría en una empresa con capital de sospechosa procedencia”, disparó el primer vicepresidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), Marcos Rodríguez, después de que el presidente de Bolívar, Marcelo Claure, expresara que no lo contrataría ni como mensajero en su empresa. Además, lo calificó de “payaso”.

Rodríguez dijo que todo el país sabe cómo Claure obtuvo el dinero que hoy sostiene a sus empresas y no le gustaría trabajar en un lugar apuntado. “Me remito a lo que ha salido en los medios y en las redes sociales sobre lo que pasó con la venta de las entradas del Mundial del 94”, añadió a DIEZ.

 Claure escribió en su cuenta de Twitter, junto a unas declaraciones de Rodríguez, que no lo contrataría ni de mensajero en una de sus empresas. “Dios mio, esta es la gente que maneja nuestro fútbol. Es vergonzoso. Después de escucharlo hablar es fácil entender por qué nuestro fútbol está tan mal. No sabe hablar, ni leer, ni escribir", publicó.

Rodríguez remarcó que prefiere morir pobre, pero demostrando honradez en sus acciones, calificando a Claure como un personaje cómico. “Porque las personas que juegan y comienzan a divertir a los demás lo son. Claure lo viene siendo hace tiempo. Primero con el patrimonio de Bolívar, después ofreció los recursos para la Chiquitania, nunca los entregó. También lo hizo con el VAR”, sostuvo.

Las diferencias entre Claure y el comité ejecutivo de la FBF, que encabeza César Salinas, cada vez son más marcadas debido a la discrepancia por la venta de los derechos de TV de la División Profesional por el periodo 2021 – 2024. Bolívar, junto a cinco clubes más (Oriente Petrolero, Blooming, Royal Pari, Guabirá y Wilstermann), autogestionarán sus derechos mientras que Salinas y su directiva lanzarán una licitación este miércoles.  

Presidirá el comité ejecutivo

Rodríguez, según el numeral 6 del artículo 37 del Estatuto de la FBF, reemplazará a Salinas en el comité ejecutivo de este miércoles, ya que el presidente permanece internado porque dio positivo a coronavirus. El oficio de la reunión está firmado por el mismo Salinas, sin embargo, su estado es “delicado” y requiere de dos nuevas unidades de plasma para su recuperación del coronavirus.