Escucha esta nota aquí

Gritos, silbidos y cánticos. Eso se escucha en la sesión de la Asamblea Legislativa, donde oficialistas y opositores se enfrascan en una riña que opaca la interpelación a la ministra de Salud, Ariana Campero, quien respondió 15 preguntas y salió aplaudida por el Movimiento Al Socialismo (MAS).


En algunos momentos el hemiciclo de Diputados se convirtió en un escenario donde el bochorno se apoderó del nulo debate. Esto provocó que el presidente del Senado, José Gonzáles, que preside la sesión tras la salida del vicepresidente Álvaro García, pidiera a ambos bandos que calmaran sus gritos y que respeten a quien tenga y uso de la problema.


"Por favor, cuando un interpelante este hablando pido respeto y silencio", exclamó Gonzales. Caso omiso hicieron los legisladores, quienes siguieron con los gritos, silbidos y cánticos. 

La petición de interpelación fue promovida por las diputadas opositoras Rose Mari Sandoval y Lourdes Millares. Entre las 15 interrogantes que emitieron y que responde la autoridad, está el presupuesto en salud, su ejecución, deudas en las cajas de salud, su carrera profesional y las medidas para resolver el conflicto médico, la presencia de galenos cubanos en el país, entre otras preguntas. La interpelación continúa. 

Comentarios