Escucha esta nota aquí

Miles de ciudadanos de la vecina ciudad de El Alto llegaron, en forma desordenada, hasta el centro de La Paz y luego de un cabildo improvisado en la plaza San Francisco decidieron cercar la plaza Murillo en procura de impedir la conformación de un gobierno transitorio. Atrás dejaban seis grandes unidades policiales quemadas y destruidas.

EL DEBER llegó hasta las seis unidades ayer y pudo constatar la destrucción de los mismos. Decenas de computadoras quemadas, sillas giratorias, hornos microondas, utensilios, estaban desperdigados por las unidades destruidas. Las oficinas de Tránsito, Felcc, Felcv, Comando Regional, la EPI Tarapacá y EPI de Ciudad Satélite fueron atacadas desde la noche del domingo.

Miles de hojas con expedientes de distintos casos, motocicletas y hasta vehículos policiales humeaban en las puertas de las unidades y por dentro todo destruido. La Felcc de El Alto es un edificio de tres pisos del cual los atacantes sacaron los equipos y los expedientes, hicieron una pira con todo; no conformes con eso, destruyeron toda la parte de las celdas y voltearon incluso los muros. La Policía se dio modos para cerrar las puertas y evitar que la gente siga ingresando a este edificio.

No tuvo la misma suerte la unidad de Tránsito porque el muro perimetral fue destruido y ayer, cuando los restos seguían ardiendo, la gente logró ingresar hasta el segundo piso. Atrás, las nuevas construcciones también fueron quemadas y los restos seguían humeando.

En el Comando Regional la destrucción fue principalmente en el frontis, las oficinas que habían sido inauguradas recientemente están totalmente inservibles, incluso el muro perimetral tendrá que ser reconstruido. Los vecinos y los policías instalaron barricadas en las dos calles de acceso para impedir el ingreso de más personas, incluso prohibían el ingreso de los medios de comunicación.

Pero en este comando no solo fue destrucción, aquí se almacenaba la dotación de azúcar, harina y arroz para la tropa policial; el depósito fue saqueado y hombres y mujeres cargaban los quintales de azúcar y harina que había en estos almacenes. Los vecinos lamentaron que la protesta se haya convertido en un acto de vandalismo.

Las dos EPI tienen historias distintas, la EPI Tarapacá tiene incluso un helipuerto, pero los manifestantes no respetaron nada y destruyeron todo, rompieron puertas, voltearon muros, quemaron enseres y uniformes de los policías.

En el caso de la EPI de Ciudad Satélite, los manifestantes lograron ingresar totalmente porque es en esta unidad donde estaban almacenados los pertrechos policiales. En esta EPI está la Unidad de Tácticas de Operaciones Policiales (UTOP) que tienen las motocicletas que utiliza esta unidad antimotines. Los vecinos relataron que todos los uniformados se replegaron hasta esta edificación y los vecinos colaboraron con cerrar el paso con alambres de púas en todas las esquinas; ante esta determinación, los vándalos solo ingresaron a la parte de dormitorios de los policías y la destrucción fue parcial.

Los muertos

Asimismo, no se pudo verificar el fallecimiento de una menor, como se informó el lunes en esta ciudad. EL DEBER llegó hasta el hospital Boliviano-Holandés que es el lugar donde fue trasladada, de acuerdo con los testigos, pero en este centro no sabían de algún fallecido e indicaron que llegó una adolescente de unos 15 años herida, pero no de bala y que ya había sido dada de alta.

Los vecinos que estaban en las proximidades de los restos de las unidades policiales tampoco sabían de la menor fallecida, aunque algunos mostraron una gran mancha de sangre, cerca de Tránsito de El Alto, donde supuestamente ocurrió el hecho. Tampoco existen datos de heridos de bala que se hubieran atendido.

Susto

Hasta ayer, los pobladores de La Paz calificaban de “hordas” a los alteños que bajaban a protestar, pero EL DEBER constató que los pobladores carecen de organización vecinal o sindical como ocurría en 2003.

Los gritos de “ahora sí, guerra civil” fue lo que atemorizó a todos los ciudadanos e incluso a la Policía, que pidió apoyo a los militares. Los alteños no tienen armas como describieron algunas publicaciones de redes sociales, están armados de palos, principalmente, pero no se pudo observar armas de fuego.

La ausencia de una dirigencia llevó incluso ayer a que se organizaran cinco marchas distintas de alteños hacia la ciudad de La Paz. La Policía y los militares colocaron una sólida barrera de vehículos en la Plaza del Obelisco. Los manifestantes llegaron y lanzaron sus consignas contra los policías que observaban la marcha; dos uniformados incluso pusieron wiphalas en sus armas y permanecían impasibles.

Los alteños llegaron con la firme convicción de evitar el juramento de Áñez como presidenta, para lo cual aprobaron cinco determinaciones: “Renuncia de Jeanine Áñez; enjuiciar a Carlos Mesa, Luis Fernando Camacho, Waldo Albarracín, Luis Revilla, Soledad Chapetón y Marco Antonio Pumari; la liberación de los detenidos injustamente por la Policía; exigencia a las FFAA a que defiendan al pueblo y no a los oligarcas; y finalmente exigían el desagravio más alto por la quema de la wiphala”. Ninguna de las peticiones fue atendida.

Enfrentamientos en Cochabamba no cesan pese a presencia de militares; se concentran en zona sur

La reivindicación de la whipala fue la excusa para un nuevo día de enfrentamientos en la ciudad de Cochabamba. Además, la movilización de los pobladores de la zona sur coincidió con la de El Alto, sobre la condena a las acciones de los policías.

El fin de semana, un grupo de activistas opositores quemó una wiphala cerca de la plaza Murillo, lo que ocasionó reacciones de inmediato. El líder cívico Luis Fernando Camacho grabó un mensaje pidiendo respeto para el emblema de los indígenas. El ex candidato presidencial Carlos Mesa también pidió respeto para la enseña y condenó la quema de la misma que realizaron algunos opositores. El ministro de Desarrollo Rural, César Cocarico, lloró y dijo que ese emblema es una conquista y que no se podía obrar de ese modo.

Los pobladores de Ushpa Ushpa realizaron un cabildo y aprobaron dos puntos de su propuesta y realizaron la marcha hacia el centro de Cochabamba; sin embargo, luego de un enfrentamiento con los policías, los movilizados se detuvieron en la zona sur y no avanzaron más.

En el lugar hubo un enfrentamiento con policías y militares que derivó en una detención de varios manifestantes. Hasta el momento no se habían realizado aprehensiones y todo se limitaba a gasificación de la Policía; pero luego de los fuertes enfrentamientos con los policías y la salida de los militares, la estrategia cambió y ahora ya se detiene a los que provocan el caos en los lugares de control.

Pero los enfrentamientos provocaron el pánico de los habitantes de esta zona, quienes decidieron pedir que los dejen ingresar al Politécnico Militar Aeronáutico; su comandante, Mirko Arévalo, accedió a una reunión con dirigentes vecinales y se decidió el ingreso de los que soliciten resguardarse en esas instalaciones.

Asimismo, informó de que luego de la decisión del Comando en Jefe de salir a resguardar las calles, ellos realizarán el patrullaje conjunto con la Policía, principalmente en la noche cuando los vándalos aterrorizan a los vecinos.

Comentarios