Escucha esta nota aquí

La Asociación Nacional de la Prensa (ANP) lamenta las agresiones sufridas por los periodistas que realizan la cobertura del paro nacional multisectorial. Como aglutinador de los medios escritos, la ANP se solidariza con los trabajadores afectados y pide que garanticen las condiciones para realizar sus labores.

En Santa Cruz, el martes, el camarógrafo Ángel Daniel Justiniano Saucedo, de la red televisiva Unitel, recibió el impacto de un proyectil de gas lanzado por la policía para dispersar a los bloqueadores. 

Justiniano sufrió una fuerte contusión en la pierna derecha, donde recibió el impacto.

El equipo del canal televisivo se encontraba en la zona de Los Lotes  para registrar los enfrentamientos entre vecinos que realizaban el paro con cierre de calles, y policías que despejaban los puntos de bloqueo.

“Los policías comenzaron a retirar llantas y palos ubicados sobre la vía, ante la protesta de los vecinos. Hubo detenidos y represión con agua lanzada (a presión por un carro antimotines). Yo estaba grabando para enviar imágenes en vivo, cuando siento el golpe en la pierna, me vuelco y veo a un uniformado de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP) que bajaba la escopeta lanza-gases, que acababa de utilizar contra mí”, sostuvo Justiniano Saucedo.

El camarógrafo considera que el policía de la UTOP que lo hirió, lo hizo deliberadamente “porque el proyectil me llegó directo, no es que rebotó del suelo. Le avisé al periodista Mario Rocabado con quien estaba haciendo la cobertura, él tomó fotografías de mi herida y me llevó a un centro de salud, donde descartaron complicaciones”, agregó.

Otro incidente ocurrió en Cochabamba. El periodista Lucio Trujillo, de la Red Erbol, fue increpado por un grupo de manifestantes que lo cercó por estar tomando imágenes con su teléfono móvil. Los manifestantes le exigieron entregar su equipo para revisar el contenido.

Trujillo enseñó sus credenciales como periodista y afiliado a la Federación de Trabajadores de la Prensa de Cochabamba, además de su cédula de identidad para que lo dejen transitar.

El hecho ocurrió en el sector del puente Tacata, kilómetro 16 de la carretera que une los departamentos de Cochabamba con Oruro. Transportistas del sector pesado bloquearon la vía por segundo día y fueron dispersados por la Policía con el uso de gases lacrimógenos.

Trujillo señaló que lo acusaron de no ser trabajador de la prensa porque no llevaba una cámara filmadora, por lo que intentaron quitarle el teléfono, pero él se negó y les mostró las imágenes en el portal del medio donde estaban publicadas, pero seguían presionándole.

Este hecho se suma a las agresiones contra periodistas y vulneraciones a la libertad de expresión, derecho precautelado por la Constitución Política del Estado (CPE) y tratados internacionales, que se han reportado en las primeras dos jornadas de protestas convocadas por comités cívicos y diferentes sectores gremiales en rechazo a varias leyes propuestas  por el Gobierno.


Comentarios