Escucha esta nota aquí

El ministro de Justicia, Héctor Arce, sugirió ayer, “a título personal”, que una iniciativa ciudadana puede llevar la discusión del aborto, que flexibiliza sus penas en el proyecto de ley del código de procedimiento penal que se trata en la Asamblea Legislativa, a un referéndum no constitucional. Sin embargo, la sugerencia no halló eco ni en la Iglesia católica, ni en la plataforma por la Vida, que advierten, por separado, que los principios no deben llevarse a esa instancia, ni en el oficialismo, que criticó a la autoridad y sentenció que el código no se someterá a consulta.

“Esto es a título personal, hay grandes mecanismos que la Constitución desarrolló. Se puede pensar en un referéndum. Aclaro, no estamos pensando en una reforma constitucional, para que nadie se susceptibilice, la Carta Magna y la Ley de Régimen Electoral tienen una consulta popular que defina un tema de tanta importancia como este”, señaló el ministro Héctor Arce a EL DEBER.

Insistió en que legalmente, “se podría avanzar en esto, para eso cambiamos la Constitución. Sostengo que es una muy buena opción que se puede utilizar en su momento. Hay referéndums para temas, se puede hacer por iniciativa del Legislativo, del Ejecutivo y por iniciativa popular. Puede darse, en este caso un referéndum nacional por iniciativa ciudadana. Y eso le daría mucha más legitimidad a la ley, eso es lo que hemos construido para el pueblo, y el pueblo debe usar esos mecanismos.

No es necesario enfrentarnos ni enconarnos cuando hay mecanismos que la CPE sabiamente establece”.

La diputada Valeria Silva (MAS) manifestó que “el aborto es debatido como uno de los temas más en el tratamiento del código; no es una normativa específica y le digo que esta ley no será sometida a referéndum en ninguna de sus instancias porque es atribución de la Asamblea, en el marco de las necesidades que planteó el pueblo boliviano en las distintas cumbres de justicia, de reformular y revolucionarla, en particular todo el sistema penal que es el más corrupto”, señaló. 

La Iglesia católica no cree que el aborto deba ir a un referéndum. “Este tema no debe estar sujeto a una consulta popular, a un referéndum. Nuestro rechazo es un principio que no se pone a consideración. La propuesta pasa por un debate público”, dijo el ejecutivo de comunicación de la Conferencia Episcopal, José Rivera.

Sin embargo, destacó que un referéndum “abriría la posibilidad de generar un debate más amplio, que todas las propuestas sean conocidas con información oportuna, suficiente y necesaria. La Iglesia no negocia su posición, pero participaría activamente”, complementó.

El vocero de la plataforma Vida y Familia tiene una posición similar. Víctor Hugo Valda descartó que la plataforma promueva una iniciativa ciudadana para llevar este tema a un referéndum. “El aborto en Bolivia es anticonstitucional. Lo que debería suceder es que de hecho en la Asamblea Legislativa Plurinacional no se aprueben esos artículos. Ahora, si el ministro Arce dice que proponen un referéndum desde la Asamblea Legislativa, a nosotros nos parece interesante, pero no es nuestro objetivo, porque las voces de los bolivianos deben escucharse antes de cualquier consulta”, aseveró.

La presidente del Tribunal Supremo Electoral, Kattia Uriona, no quiso pronunciarse sobre la posibilidad de organizar un referéndum hasta que no se concrete efectivamente

La presidenta de Católicas por el derecho a decidir, Tania Nava, se manifestó sorprendida “por la posición del ministro Arce. ¿Cuánto cuesta un referéndum?, ¿hasta cuándo el Estado va a gastar en pagar las hemorragias que derivan de las hemorragias?, nos parece descabellado y el ministro de Justicia debería apoyar esta iniciativa. No tiene ningún fundamento hacerlo”, aseveró. 

Comentarios