Escucha esta nota aquí

El ministro de Justicia, Héctor Arce, aseguró este jueves durante su visita a Chile que el caso de la detención en ese país de nueve funcionarios bolivianos "seguramente quedará grabado en la infamia de la justicia".

 "Lo que está pasando ahora en Chile es uno de los casos que quedara seguramente grabado en la infamia de la injusticia y en la infamia de los casos abusivos", enfatizó Arce a los periodistas que le esperaban a la salida del penal de Alto Hospicio, en Iquique, en donde los 7 funcionarios aduaneros y 2 militares están detenidos.
 

Los nueve funcionarios bolivianos están en prisión preventiva desde marzo en el norte del país austral, acusados de asalto y robo de camiones, tras ser detenidos en territorio chileno por la policía.
 

El Gobierno sostiene que el incidente ocurrió en suelo boliviano, cuando los funcionarios cumplían una misión de combate al contrabando.
 

El ministro Arce, que ingresó al recinto penal acompañado de la viceministra de gestión institucional y consular de la Cancillería, Carmen Almendras, y del director del Servicio Nacional de Defensa Pública del Estado, César Romano, sostuvo que las nueve personas detenidas "están pagando seguramente una actitud incorrecta de parte de algunas autoridades (chilenas) de Gobierno".
 

Explicó que junto a él debieron haber viajado el presidente de la Cámara de Senadores, José Alberto Gonzáles, y la titular de la Cámara de Diputados, Gabriela Montaño, pero "lamentablemente con una actitud absolutamente incomprensible, reprochable e injustificada, a estas dos autoridades no las dejaron ingresar a Chile".
 

Señaló que ha visto a sus compatriotas "con muy bien ánimo. Con la fortaleza de la razón a su lado, la fortaleza de la verdad y la fortaleza de la justicia", aunque manifestó que "están siendo víctimas de una terrible injusticia".

"Como ministro de Justicia me voy mucho más tranquilo y más fortalecido con la realidad que tanto las autoridades de nuestro país como nosotros hemos venido dejando en pie. Este es un proceso injusto, nunca debió haber existido", enfatizó.
 
Por su parte, Almendras pidió que "se sensibilicen la presidenta Michelle Bachelet y las autoridades (chilenas), porque ellos estaban cumpliendo funciones de trabajo. No son delincuentes", apostilló.

El Gobierno chileno llamó este miércoles al presidente de Bolivia, Evo Morales, a ser "riguroso" tras el envío de una misiva al papa Francisco para pedir una mediación que logre la liberación de los nueve bolivianos encarcelados.
 

La situación ha tensado las relaciones bilaterales, ya crispadas por la demanda que La Paz presentó contra Chile en la Corte de La Haya en busca de la recuperación de un acceso soberano al Pacífico que perdió en una guerra el siglo XIX.
 

El año pasado, Chile a su vez demandó a Bolivia ante el mismo tribunal para defender su derecho al uso de las aguas del río Silala, que según Santiago es un cauce internacional que nace en Bolivia y fluye naturalmente a su territorio, mientras La Paz alega que su vecino roba el agua mediante un sistema de canalización artificial.

Comentarios