Escucha esta nota aquí

Beni será el primer departamento en retornar a las aulas, aunque, por el momento, solo se permitirán las clases semipresenciales. La información ha sido propiciada por el subdirector de Educación, Gonzalo Guarachi.​

“Se volverá a clases semipresenciales en Beni, menos en Riberalta y Guayaramerín, donde todavía hay casos de coronavirus, de acuerdo al informe que nos han dado en epidemiología”, confirmó Guarachi.

Un informe de la jefatura de Epidemiología del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Beni considera que el departamento se encuentra en una desaceleración de los casos de la Covid-19. Ante esta constatación, las autoridades educativas afinan los detalles para que 17 municipios, salvo los dos mencionados, puedan retornar a las aulas.

En Sucre se ha dispuesto la implementación de las clases semipresenciales en unas 50 unidades educativas de los distritos rurales vinculados a la ciudad. La fecha, al igual que en Beni, apunta al próximo lunes, de acuerdo a lo expresado desde la Dirección Departamental de Educación de Chuquisaca.

Antes de la fecha señalada, las autoridades sanitarias definirán qué establecimientos cumplen con las condiciones de bioseguridad, el abastecimiento de agua y el funcionamiento de baños. Las observaciones planteadas deberán ser subsanadas entre el sábado y el domingo para viabilizar el retorno de los estudiantes.

Guía para el retorno seguro a clases

El Ministerio de Salud ha publicado una guía orientativa con cuatro rutas de actuación, adecuadas a los diferentes contextos, para garantizar el retorno a clases en condiciones de seguridad para prevenir contagios de Covid-19.

El documento fue elaborado por esa cartera de Estado, con el apoyo del Sistema de las Naciones Unidas en Bolivia, a través del Programa Mundial de Alimentos (PMA), la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

“Decidimos entre todos establecer un plan que se enmarca en los lineamientos de Unicef y nos dice que el camino que hemos elegido es el adecuado, compuesto por tres modalidades: presencial, semipresencial y a distancia”, expresó el Ministro Quelca.

Las normas de bioseguridad como el uso de barbijo, distanciamiento social y lavado de manos serán parte del nuevo comportamiento escolar. Tanto estudiantes como maestros y administrativos están llamados a acatar las medidas de protección. 

La primera ruta de acción permite a la unidad educativa determinar la modalidad educativa que asumirá. Para esta determinación, se considera la situación epidemiológica del Covid-19 en el área de incidencia cercana. 

La guía facilitada por el Ministerio ofrece orientaciones para ordenar el ingreso al centro educativo, la salida y retorno de los estudiantes a sus hogares, manejo del aforo y cumplimiento del distanciamiento físico en las actividades escolares fuera del aula. También se refiere al control de ventas en kioskos escolares y en las puertas de cada colegio. 

La segunda ruta de actuación se centra en la higiene y cuidado dentro y fuera del aula. En este capítulo sugieren recomendaciones de alimentación, limpieza y desinfección del establecimiento. 

El trabajo emocional y afectivo se incluye en la tercera ruta de acción. En este sentido, la guía ofrece orientaciones para trabajar los impactos negativos de la pandemia de Covid-19 que sufrieron los niños, y adolescentes en sus hogares. El trabajo abarca tanto la atención a quienes han perdido familiares o han padecido cuadros agudos de la enfermedad como a quienes, debido al confinamiento, han sido parte de escenarios de violencia. 

La última de las cuatro rutas de actuación establece recomendaciones sobre qué hacer con casos positivos de Covid-19 en la unidad educativa.

Tarija, Oruro y El Alto analizan también la posibilidad de iniciar el retorno de los escolares, al menos, en las áreas menos afectadas por la enfermedad.

 

Comentarios