Escucha esta nota aquí

El arribo al país del vicesecretario de Estado adjunto de Estados Unidos para el Hemisferio Occidental, Kevin Michael O’Reilly, despertó la susceptibilidad de una parte de la dirigencia del MAS, debido a que coinciden con la época de campaña electoral, a menos de tres meses de las elecciones del 20 de octubre.

“Nos pone en alerta y debe poner en alerta al pueblo boliviano que después de más de 13 años que prácticamente no hace visita oficial ningún personaje o personero de la Casa Blanca, hoy día venga y sin una agenda específica; también debe preocupar a la población”, afirmó el presidente de la Cámara de Diputados, Víctor Borda.

Mientras que un comunicado de prensa de la Embajada de Estados Unidos descarta algún tipo de injerencia política. “El vicesecretario de Estado adjunto Kevin Michael O’Reilly, llegó a Bolivia (ayer) para conocer el intercambio comercial y educativo entre los dos países. Durante su visita, conocerá Santa Cruz y La Paz, donde se reunirá con diferentes sectores de la sociedad civil”, informaron.

Para opositores, la visita del diplomático puede ser un paso importante para el restablecimiento de las relaciones entre estados y consideran que no pueden existir sospechas sobre eventuales reuniones con él.

“Nos parece muy bien que exista una visita; la oposición no tiene ninguna reunión con ellos, porque entiende que el proceso electoral debe vivirse en total independencia y no aceptamos ni avalamos, ningún tipo de injerencia en materia electoral en el país”, afirmó el diputado Wilson Santamaría quien es candidato a primer diputado plurinominal de la alianza Bolivia Dice No.

Para Borda cualquier delegación oficial debería pasar mínimamente por Cancillería, recordó que la sospecha se genera porque el MAS afirma que las campañas electorales de Comunidad Ciudadana y de Bolivia Dice No son financiadas por Estados Unidos “y la visita de este personaje acredita este extremo”.

Tags

Comentarios