Escucha esta nota aquí

En una jornada histórica, el Cabildo Abierto del Comité Cívico de Tarija aprobó por unanimidad el voto castigo en las urnas al binomio del Movimiento al Socialismo (MAS), Evo Morales y Álvaro García Linera, además de desobediencia civil y la incorporación del Estado federal como alternativa de desarrollo.

A estas resoluciones se suman el pedido de amnistía irrestricta para los presos y exiliados políticos, y la abrogación de los contratos petroleros de exploración dentro de la Reserva Nacional de Flora y Fauna de Tariquía.

El cabildo de Tarija es el segundo que se celebra en dos días y el quinto en el mes, después de los de Santa Cruz, Cochabamba, La Paz y Potosí, en los que los dirigentes cívicos aprueban la instalación de un Estado federal, el desconocimiento a una posible reelección del binomio oficialista y la defensa de los recursos naturales.

Acto

Los organizadores del cabildo estiman que hubo más de 30.000 personas en la concentración, que comenzó a las 17:00 y se prolongó hasta las 18:40. En el acto participaron nueve oradores, entre ellos el presidente del Comité Cívico de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, que fue uno de los invitados de honor.

Precisamente Camacho lideró el cabildo que se celebró el 4 de octubre en la ciudad de Santa Cruz, en la que fueron aprobadas resoluciones referidas al control electoral, defensa de los resultados del referéndum del 21 de febrero de 2016, desobediencia civil en caso de la reelección de Evo y García Linera y la aprobación de una nueva ley de tierras.

En la junta cívica que se celebró ayer en Tarija, también se determinó la expulsión del actual presidente cívico, Carlos Dávila, y de su directorio por su presunto vínculo con el partido oficialista.

Al ritmo de las cuecas interpretadas por la agrupación Cantares, los tarijeños se entusiasmaron y, en coro, exclamaron que el presidente Evo Morales será derrotado este domingo en las urnas porque el pueblo de Tarija está cabreado de su política centralista.

El Cabildo Abierto se llevó adelante en medio de un ‘bosque’ de banderas rojo y blanco, además de las de Bolivia, como una muestra de que Tarija está unida.

A partir de las 16:30 la gente se congregó en la plaza Luis de Fuentes, que volvió a ser escenario de otro histórico Cabildo Abierto en el sur del país.