Escucha esta nota aquí

Humberto Ayllón / B. Vaca

Desde tempranas horas se insta­laron varios puntos de bloqueo en la ciudad de Cochabamba, donde el transporte y el comercio funcio­naron a media máquina, luego de que la noche del jueves se regis­traron algunas escaramuzas entre los que denuncian fraude en las elecciones y seguidores del MAS.

Las salidas de buses interdepar­tamentales fueron suspendidas hasta nuevo aviso. Sin embargo, en Tránsito de la terminal infor­maron de que algunas salidas al oriente solo llegan hasta el muni­cipio cruceño de Yapacaní.

En la ciudad, el transporte pú­blico buscó rutas alternas para realizar su trabajo y varias unida­des se replegaron, debido a que el bloqueo en calles y avenidas de los diferentes barrios de Cocha­bamba fue contundente.

Vecinos organizados sacaron sillas, cintas adhesivas y hasta sillones en varios puntos para impedir la circulación de los ve­hículos.

Asimismo, los mercados trabajaron a media máquina. Las caseritas no tuvieron otra opción que cerrar temprano sus puestos por la poca afluencia de clientes.

Las clases fueron suspendidas en 13 unidades educativas del centro de la ciudad. La autoridad de la Dirección Departamental de Educación, Iván Villa, indicó que los colegios que suspendieron las clases, tendrán que reponerlas después del 3 de diciembre para completar el calendario escolar.

“Si vemos que la suspensión de clases no está debidamente jus­tificada, serán sancionados los directores y plantel docente de la unidad educativa”, advirtió Villa.

Limpieza de la ciudad

El recojo de basura en la urbe cochala no ha sido un problema, porque los carros la recolectan temprano, anticipándose a las plataformas que han instalado los bloqueos después de las 8:00.

El alcalde suplente Iván Telle­ría explicó que no se puede sus­pender el recojo de basura o el servicio

 de agua potable y alcan­tarillado sanitario y otros temas administrativos del municipio. Se determinó horario continuo hasta las 14:00. “Por supuesto que estoy con mi pueblo.

Estoy con mi ciu­dad, pero deben entender que el municipio tiene que atender a la población a la cual nos debemos”, indicó Tellería.La generación de basura en la Llajta se incrementó en casi un 50% el miércoles, día en que más se movilizó la oposición contra el polémico recuento de votos de las elecciones generales.

El servicio de recojo de basura aumentó de 700 toneladas a 1.000 toneladas, para ser depositadas y separadas en el botadero de K’ara K’ara.La máxima autoridad municipal es duramente criticada en las re­des sociales y algunos políticos de la región, como el alcalde suspen­dido, José María Leyes, por Twitter indicó: “Convoco a Iván Tellería y a los concejales opositores a que salgan a la calle con nuestro pue­blo. No es momento de cobardías ni cálculos políticos”.

Choques esporádicos

En la jornada, algunos miem­bros de las plataformas y grupos afines al MAS cruzaron insultos y gritos al sur de la ciudad a raíz de un bloqueo que se instaló en el lugar. Las posiciones divididas provocan que haya gritos desde ambos lados.“Es un paro exitoso.

Saludo a toda la población de Cocha­bamba, y a la de Bolivia. En esta resistencia pacífica aflora ese sen­timiento de que se debe respetar la voluntad popular y la defensa de la democracia. 

Las bases dicen que este Gobierno debe irse por­que es vendepatria, fraudulento y corrupto”, manifestó Pedro Luna, vicepresidente de la Fejuve, quien denunció que ha recibido amena­zas de muerte y de procesos.

Por otra parte, miembros de las plataformas ciudadanas invi­taron a la población a un cabildo en la Plaza de las Banderas para, posteriormente, recorrer calles y avenidas hasta llegar a la pla­za principal 14 de Septiembre.

“Convocamos a todos a este cabil­do pacífico para hacer escuchar nuestro rechazo a los resultados fraudulentos del MAS, “indicó Rodrigo Valdivia, representante de la plataforma Fuerza Cochala.