Escucha esta nota aquí

Miles de personas en Chile volvieron a salir a la calle ayer, por quinto día consecutivo, para protestar contra el Gobierno del presidente Sebastián Piñera y la represión militar en medio de los estados de emergencia y los nuevos toques de queda ya decretados en varias zonas del país.

El subsecretario del Interior de Chile, Rodrigo Ubilla, informó que la cifra de víctimas mortales desde el inicio del estallido social en el país asciende a 15, de las que 11 se produjeron en la Región Metropolitana, que comprende a la capital.

La autoridad detalló que hubo dos muertes por impacto de bala en las ciudades de La Serena y Coquimbo, un atropello por un camión de la Armada en la localidad de Talcahuano y otro fallecido en la ruta 5 Sur, a la altura de Curicó, del que no ofreció detalles pero sobre el que la Fiscalía regional informó de que fue fruto de un disparo de un miembro del Ejército, hecho que se está investigando.

El resto murió en un contexto de “quemas y saqueos, principalmente de centros comerciales”, dijo el viceministro.

Asimismo, informó de que se han detenido a 2.643 personas desde el estallido social. 

Manifestaciones

En Santiago de Chile, miles de manifestantes comenzaron a llegar a la Plaza Italia, epicentro de las manifestaciones de la capital, que durante las primeras horas de la mañana permaneció tranquila.

Con el paso de las horas los manifestantes se fueron agolpando en la zona, fuertemente custodiada por militares, que desde el viernes están desplegados en la capital y las localidades de la región Metropolitana.

Además de los que decidieron congregarse en la plaza, una gran columna de personas avanzó caminando por la avenida Bernardo O’Higgins para confluir con los que ya se encontraban allí.

Carabineros desplegó a las Fuerzas Especiales y los carros lanza-agua y lanza-gases para dispersar a los manifestantes, con el lanzamiento de bombas lacrimógenas, una estrategia que se ha repetido en la zona por días.

De hecho, el escozor de ojos y nariz fue sufrido por todos los ciudadanos que transitaron por la plaza y las calles aledañas ya que el polvo lacrimógeno que se había posado en el suelo después de las protestas de ayer se levantó, desde primera hora de la mañana, a causa del tráfico matinal.

Los manifestantes de nuevo se replegaron en las zonas aledañas, pero volvieron pasados unos minutos, cuando la nube de gas se disipaba, sin querer marcharse del lugar.

Además de la nueva jornada de protestas en Plaza Italia, en el oriental barrio de La Condes, de clase pudiente, los vecinos se apostaron en la avenida Apoquindo para sumarse a las protestas, portando cacerolas que hacían sonar.

Amplían los toques de queda

Un nuevo toque de queda se decretó para anoche en diferentes ciudades de Chile y es el cuarto consecutivo en Santiago, Valparaíso y Concepción (sur) desde que se registran las protestas que ya dejan unos 15 muertos, informaron hoy las autoridades de los diferentes cuerpos de las FFAA.

La medida excepcional regirá en toda la región Metropolitana, a la que pertenece la capital chilena, entre las 20.00 y las 05.00 (23.00 y 08.00 GMT de hoy).

En el caso de la vecina Valparaíso, también se establece la restricción en toda la región, en este caso entre las 18.00 y las 5.30 hora local (21.00 y 08.30 GMT del miércoles).

Para la provincia de Concepción será la cuarta noche de prohibición de libertades personales de movilidad, y estará vigente por 12 horas, entre las 18.00 hasta las 06.00 hora local (21.00 y 09.00 GMT, del miércoles).

En el resto del país, de norte a sur, toque de queda en la provincia de Iquique y la ciudad Alto Hospicio (región de Tarapacá), las localidades de Copiapó, Vallenar y Caldera (región de Atacama), las comunas de La Serena y Coquimbo (región homónima), Rancagua (región de O’Higgins) y la sureña comuna de Valdivia (región de Los Ríos).

Además de los toques de queda, el Gobierno también amplió el estado de emergencia a la comuna de Arica, en la frontera con Perú, en la región de Arica y Parinacota, que hasta el momento permanecía fuera de las medidas de excepción. También en la norteña región de Antofagasta el estado de emergencia se extendió a las comunas de Tocopilla, Mejillones y Calama.

Diálogo naufraga

El partido Socialista, el más grande de la oposición, no participará en la reunión pedida por el presidente Sebastián Piñera para buscar un acuerdo que permita enfrentar el estallido social en Chile, que deja 15 muertos.

Después de cuatro días de protestas masivas, saqueos e incendios, el mandatario anunció la búsqueda “acuerdo social que nos permita a todos unidos acercarnos con rapidez, eficacia y también con responsabilidad hacia mejores soluciones a los problemas que aquejan a los chilenos”.

Pero el Partido Socialista, que gobernó durante tres períodos tras el retorno a la democracia en Chile, en 1990, no asistirá a la reunión convocada en el palacio presidencial de La Moneda.

“Nosotros creemos que el diálogo es indispensable y urgente, pero debe ser un diálogo abierto y nosotros creemos que el llamado del presidente no cumple esas condiciones”, afirmó el jefe de bancada PS, Manuel Monsalve.

“Chile no es solo los partidos de la oposición, Chile también es el mundo social y no puede ser excluido de un pacto. Además, el PS rechaza la presencia militar y en esas condiciones el gobierno no ha sido capaz de resguardar la seguridad”, agregó.

Varios partidos del Frente Amplio, de la izquierda radical, que ingresó por primera vez al Congreso durante la última elección (2017), también se marginaron de la convocatoria de Piñera.

“Creemos que la primera obligación que tiene el presidente hoy es escuchar a la ciudadanía. Escuchar a quienes están movilizados, a las organizaciones sociales”, afirmó la presidenta de Convergencia Social, Gael Yeomans.

El Partido Comunista tampoco asistirá, ya que dice fueron invitados a última hora.

En cambio, la Democracia Cristiana, el Partido Radical y el Partido Por la Democracia confirmaron su participación en el encuentro. La vocera del gobierno, Cecilia Pérez, lamentó la decisión de los partidos opositores que rechazaron la invitación: “es lamentable, porque hoy nuestro país nos requiere a todos juntos”.

CUATRO MANIFESTANTES OPOSITORES MURIERON A BALAZOS POR ARMAS DE LAS FUERZAS MILITARES

Cuatro de los 15 fallecidos hasta ahora en las protestas sociales en Chile murieron por armas de fuego disparadas por las fuerzas de seguridad que resguardan el país desde el estallido de las revueltas hace cinco días. La lista incluye a un ciudadano peruano y otro ecuatoriano, según confirmó la Fiscalía.

A las muertes provocadas por impacto de bala se suman 11 fallecidos en incendios o accidentes en medio de los saqueos que afectaron comercios y depósitos en distintos puntos de la región Metropolitana.

“Quince personas han fallecido en el contexto del Estado de Emergencia, siete han sido identificados y en 8 casos se practican pericias”, agregó el informe de la Fiscalía.

La cifra de la Fiscalía concuerda con las entregadas más temprano por el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, que no especificó detalles ni identidades.

“El total de 15 fallecidos nos parece una consecuencia dramática de lo que está sucediendo en el país”, señaló Ubilla.

Claudia acudió a la marcha con su amiga Yeraldi Ortega, de 30 años, que trabaja en un negocio familiar de reciclaje de madera, pero para llegar ahí desde su casa, en un barrio alejado del centro, tiene que tomar un autobús y luego el metro.

 “En total me gasto 4.000 pesos (cerca de 6 dólares) diarios sólo en transporte”, dice el pañuelo verde en el cuello.