Escucha esta nota aquí

En una actitud que fue criticada por el Gobierno, enfrentada por los vecinos de la zona paceña de Achumani y reprimida por la Policía, los choferes de minibuses, que son afines al MAS, causaron destrozos en los vidrios de dos buses PumaKatari, pero no lograron su objetivo, que era detener la puesta en marcha la ruta del proyecto de transporte de pasajeros de la Alcaldía de La Paz, que une ese barrio con San Pedro.

La sentencia contra la actitud de los choferes la dio el ministro de Comunicación, Manuel Canelas, que advirtió en su cuenta de Twitter: “La Policía y la justicia deben actuar con contundencia contra los que cometieron agresiones y vandalismo hoy en la ciudad de La Paz. El derecho a la protesta no se puede confundir con la violencia”.

El alcalde de La Paz, Luis Revilla, inauguró por la tarde la ruta, y lamentó el vandalismo. “Calculamos alrededor de 50 personas heridas, dos buses dañados con los vidrios rotos”, anunció que se iniciarán acciones legales contra los dirigentes de los choferes y advirtió que la intervención de la Policía fue insuficiente para aplacar “la agresión a las personas”.

Los transportistas sindicalizados se pusieron en pie de guerra desde el sábado, cuando realizaron vigilias y bloqueos esporádicos en contra de la nueva ruta, que según sus dirigentes atenta contra su trabajo. De hecho, el PumaKatari es un sistema que tiene mucha acogida de la población y que como el teleférico, aporta a la modernidad de La Paz, ofreciendo a sus pasajeros seguridad y en el caso del bus, un servicio las 24 horas del día.

La noche previa y toda la madrugada del domingo los minibuseros intensificaron su ofensiva. Parquearon sus vehículos entre la calle 59, ingreso a Huayllani, y la calle 22 de Achumani. Ayer, desde muy temprano, comenzó el bloqueo. Pusieron piedras en la vía, encendieron fogatas y fueron agresivos con los pobladores y vecinos que intentaban circular a pie por los puntos de bloqueo.
La tensión mayor se concentró en los alrededores de la calle 59, porque los vecinos de Achumani se concentraron en los alrededores.

 

Defensa vecinal

Un grupo de vecinos se apostó a unos 200 metros de la puerta de ingreso al garaje donde se encontraban los 24 buses esperando la hora de la inauguración para empezar los recorridos. Otro, al otro lado del puente, en la calle 55. Los dos grupos rodearon a los transportistas y tras amagues de enfrentamiento, el arribo de un contingente policial abrió paso a dos buses, gasificó y dispersó a los transportistas. Sin embargo, los choferes lanzaron piedras y causaron destrozos en los vidrios de uno de los vehículos de transporte edil.
El presidente del Control Social de La Paz, Walter Sempértegui, anunció que tomará contactos con los vecinos de Achumani para pedir la expulsión de las líneas de servicio en ese barrio.

Comentarios