Escucha esta nota aquí

Marco Rojas tiembla por el insoportable frío que lastima a la frontera con Chile. En esa zona, entre Chungará y Tambo Quemado, hay un millar de choferes que están varados por el paro de funcionarios aduaneros chilenos. Los transportistas piden la presencia de las autoridades y de más asistencia médica, ya que hoy llegaron al punto tres ambulancias con medicamentos genéricos.

Desde el miércoles, el paso fronterizo Chungará-Tambo Quemado está bloqueado debido al paro de funcionarios aduaneros chilenos. A pesar de la medida, cinco camiones logran pasar cada hora. En un día traspasan a Chile cerca a 60 motorizados.

"Estoy acá cuatro días, sin comida, sin lavarme. Es mucho sufrimiento. Pido a las autoridades que vengan a ver cómo sufrimos, quisiera que pasen una sola noche acá", reclamó Rojas, quien trabaja en el transporte pesado hace 25 años.

Hoy, la Cancillería de Bolivia elevó un "enérgico" reclamo a su par chilena y le solicitó que utilice las vías pertinentes para solucionar el reclamo de los trabajadores de la Aduana de Chile.

Aniceto Mendoza lleva quinua a Arica, Chile, para que desde ese puerto el cereal andino salga rumbo a Europa. Él comenta que en las noches la tempertura llega a bajo cero y que deben encender los motores cada dos horas para que no se congelen. 

"Despertarse cada dos horas es un martirio. Además, acá no se puede dormir por el frío que hace. Es insoportable", relató Mendoza, de origen cochabambino.

Jorge Colque es de La Paz. Él reclama que las autoridades solo se expresen ante los medios buscando réditos políticos. "Lindo es hablar desde el Palacio, desde La Paz, vengan acá, acá hablaremos contra Chile", señaló.

Hoy, tres ambulancias del ministerio de Salud llegaron a la frontera. Todos los casos que atendieron son infecciones broncorespiatorias. Se entregó a los choferes medicamentos genéricos y a algunos se les inyectó antibióticos. Mañana volverán más ambulancias y se tiene previsto que llegue a la zona el ministro de Defensa, Reymi Ferreira.

Comentarios