Escucha esta nota aquí

El canciller boliviano, David Choquehuanca, consideró este martes que existe nerviosismo injustificado en el Gobierno chileno por la visita del `papa Francisco, a Bolivia.

"El 2015 va a estar el Papa, uno de los países que va a visitar es Bolivia, también la Conferencia Episcopal, también ha anunciado. Puede que en los chilenos despierte preocupaciones, no sé por qué, por qué ellos están preocupados", dijo el canciller.

Según Choquehuanca, muchas de las acciones que realizó el Gobierno chileno en los últimos días es parte el nerviosismo que ha provocado en ese país la llegada del papa a Bolivia, sobre todo por el tema marítimo.

"Yo veo últimamente mucho nerviosismo de los chilenos, hay harto nerviosismo de los chilenos, no sé por qué", subrayó la autoridad.

En febrero de 1879 el entonces gobierno de Chile invadió suelo boliviano y desató una contienda bélica que terminó cercenando 400 kilómetros de playa y 120 mil kilómetros de territorio.

Cuatros puntos para mejorar relaciones con Chile

Asimismo, el canciller David Choquehuanca ratificó que la relación bilateral entre Chile y Bolivia tiene cuatro ejes principales, entre los cuales está el tema marítimo, el Río Lauca, el Silala y el libre tránsito, los cuales calificó como los más importantes, porque otros temas fluyen de forma automática entre ambos países.

Desde el año 2006 los gobiernos de Evo Morales y Michelle Bachelet trataron de mejorar las relaciones bilaterales, por lo que firmaron una agenda de 13 puntos que no tuvo éxito y se paralizó desde julio de 2010.

"Dentro de la agenda de los 13 puntos hemos visto temas que estaban el Lauca, está el mar, está Silala, está libre tránsito, ahí deberíamos de concentrarnos, porque los otros temas siguen su curso, resolvemos eso y las cosas se van a ir resolviendo", manifestó Choquehuanca.

El conflicto del río Lauca se origina en 1962 cuando Chile desvió las aguas que entraban a Bolivia, esto generó la ruptura de relaciones diplomáticas.

En el caso del uso de las aguas del Silala, Bolivia sostiene que son vertientes que se originan en el país y que fueron desviadas premeditadamente hacia Chile en el año 1908, por lo que se exige el pago de su uso.

Respecto al libre tránsito Bolivia cuestiona que Chile no cumple el tratado de 1904, en el que se establece que no se puede interrumpir ni un sólo día las comunicaciones terrestres a las que tiene acceso el Estado boliviano por puertos chilenos, lo cual fue violado en noviembre del 2013 por un paro de transportistas de ese país que perjudicó al comercio boliviano.

Finalmente en el tema marítimo Bolivia presentó el 24 de abril de 2013 una demanda ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, a través de la cual pide a la máxima instancia de justicia internacional obligar al vecino país a negociar un acceso soberano al mar.