Escucha esta nota aquí

La intervención quirúrgica duró tres horas y 15 minutos, menos del tiempo planificado. Fue un éxito, así la calificó la junta médica que operó al presidente Evo Morales en la clínica Los Olivos, en Cochabamba. El mandatario deberá cumplir un estricto control posoperatorio, que de inicio incluye estar cuatro semanas con muletas.

Evo Morales está tranquilo. Ahora deberá permanecer dos días hospitalizado bajo un intenso cuidado médico. Estuvieron vigilando su operación su entorno, pero no ese entorno político ni familiar sino su entorno leal: los dirigentes cocaleros y del MAS.

Tres especialistas estuvieron a cargo de la operación. Los doctores Nils Calderón, Jorge Terrazas y Luis Bazan intervinieron la rodilla izquierda del jefe de Estado, que en concreto sufrió dos roturas, del ligamento cruzado externo y del ligamento cruzado interno. A eso, se sumó una vieja dolencia de meniscos, lo que impide hacer un movimiento normal de la rodilla.

"La operación fue un éxito", así calificó la intervención el doctor Terrazas, quien detalló el procedo quirúrgico. Luego, Bazan explicó que Morales deberá cumplir un "estricto control posoperatorio", que incluye evitar hacer deportes hasta en un año.

Por ahora, Morales está alojado en el piso uno de la clínica Los Olivos bajo un estricto control médico, pero también de seguridad.