Escucha esta nota aquí

El ampliado de la Central Obrera Boliviana (COB) determinó ratificar sus medidas de presión escalonadas, por lo cual el jueves y viernes los trabajadores cumplirán 48 horas de protesta. Ahora sumarán al rechazo del cierre de Enatex los pliegos petitorios de sus regionales.  

"Se ha determinado seguir con los paros escalonados, por eso el jueves y viernes vamos a acatar el paro de 48 horas (...) Sigue la huelga y sigue las medidas de presión en todo el país", aseveró el dirigente nacional de esa organización, Guido Mitma.

Conoce más: Vicepresidente minimiza el paro de la COB

Las autoridades nacional aseguraron que la protesta no revistió mayor novedad, no paralizó el aparato productivo y se reforzó con trabajadores del municipio. Se reiteró la inviabilidad de retroceder en con el Decreto Supremo (DS) 2765, que instruyó el cierre de la estatal textilera, ocasionando el despido de aproximadamente 800 trabajadores.

"El pueblo no es ciego, no es sordo, no es tonto, nadie puede burlar la conciencia del pueblo, solo el pueblo sabe por qué nos estamos movilizando, porque el pueblo exige que se abrogue este Decreto Supremo injusto para nuestros compañeros", agregó el representante de la COB.

Lee también: La Paz inicia una jornada caótica por "paro" de COB

Entre otros puntos que ahora se suman a la protesta está la modificación de la Ley de Pensiones y una nueva Ley de trabajo. Esta jornada se pidió además la renuncia de los ministros de Trabajo, Gonzalo Trigoso y de Desarrollo Productivo, Verónica Ramos, a quienes se tilda de "responsables" del cierre de Enatex..

"Los trabajadores de los centros productivos del país no han paralizado (sus labores), es decir, que el pulmón, el corazón, la columna vertebral de Bolivia entera está funcionando y esto para nosotros es lo decisivo", explicó esta jornada el vicepresidente Álvaro García Linera. 

Puedes ver: COB planta al Gobierno y arranca con las protestas

Dinamitazos marcaron la jornada en la sede de Gobierno, donde los trabajadores recorrieron las cercanías a la plaza Murillo y llegaron a las puertas del Ministerio de Trabajo. Realizaron un mitín y aseguraron que algunas medidas del Gobierno son neoliberales.