Escucha esta nota aquí

La Central Obrera Boliviana (COB) determinó el pasado mes de febrero, en un ampliado en la ciudad de Cochabamba, poner en vigencia el “silencio sindical”, que prohíbe la realización de congresos ordinarios y la celebración de elecciones al interior de federaciones, organizaciones y sindicatos que la conforman, postergándolos para después de las elecciones generales de octubre de 2019, lo que ocasionará la prolongación de mandatos de las actuales autoridades sindicales, que en muchos casos deberían dejar sus cargos a mitad de año.

Para algunos ex dirigentes obreros y sindicales, esto se trata solo de una medida electoralista, tendiente a apoyar al actual Gobierno y acomodar a la dirigencia en cargos electivos.

El ejecutivo nacional de la COB, Juan Carlos Huarachi, señaló que la resolución responde a la voluntad democrática y orgánica de las federaciones, sindicatos y organizaciones de la COB, ya que la mayoría de las entidades afiliadas votaron a favor de la misma. Asimismo, el representante de los trabajadores negó que la determinación afecte a la independencia sindical y orgánica, señalando que la disposición se debe a que el año 2019 es un año electoral.

La mayoría de las organizaciones afiliadas a la Central Obrera Boliviana son parte del Consejo Nacional del Cambio, un grupo ‘consultivo’ que se reúne una vez al mes con el presidente Evo Morales y que se ha comprometido a movilizar a sus bases en apoyo a la tercera reelección del mandatario. Muchos de los asambleístas del MAS provienen de estas organizaciones.

El dirigente de la Confederación Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (Csutcb), Jacinto Herrera, indicó que, en estricto cumplimiento de la decisión de la COB, se dispuso la postergación de las elecciones al interior de la ‘única’, para el mes de noviembre, previa su convocatoria en agosto. Herrera cumple su gestión (2017-2019) el 27 de junio, por lo que la determinación lo mantiene en el cargo por cinco meses más.

El dirigente de la Confederación de Comunidades Interculturales de Bolivia (Cscib), Henry Nina, indicó que, en su calidad de afiliados a la COB y tras haber socializado la decisión con sus bases, resolvió posponer la realización de congresos ordinarios y elecciones hasta el siguiente año 2020. Nina cumple su gestión en octubre de este año, por lo que se prorrogaría en el cargo al menos por tres meses.

En la misma línea, la ejecutiva de la Confederación Nacional de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias de Bolivia Bartolina Sisa (Cnmciob), Secundina Flores, garantizó el cumplimiento del “silencio sindical” con la postergación de las elecciones al interior de la organización femenina para el mes de noviembre. No obstante Flores aseguró que la organización que dirige continuará realizando actividades orgánicas en respeto a la voluntad de sus bases.

Igualmente, el ejecutivo de la Federación Sindical de Trabajadores en Construcción de Bolivia manifestó que acatarán el mandato de la COB y no realizarán congresos ni ampliados durante 2019. “Este año nos concentraremos en escuchar a los trabajadores para luego continuar con la vida orgánica y sindical”, agregó. Sin embargo, aclaró que las elecciones internas del sector se celebraron en noviembre del pasado año.

El dirigente de la Confederación General de Trabajadores Fabriles de Bolivia, Vicente Pacocillo, aseguró que en su calidad de afiliados corresponde el cumplimiento del silencio sindical y la postergación de los comicios internos hasta noviembre. Pacocillo cumple su gestión en enero de 2020, por lo que su sector no se verá afectado con la decisión de la COB.

Contrariamente a lo manifestado por dirigentes afines al Movimiento Al Socialismo (MAS), la representante del sector salud de la Central Obrera Departamental de Chuquisaca (COD) Lily Fernández, dijo que el “silencio sindical” atenta contra la libertad, independencia sindical y orgánica, y que por ello no será acatado.

Fernández aseveró que no se permitió el análisis ni el debate previo a la resolución, y que esta responde al acuerdo de la COB con el oficialismo. “La disposición causa un grave daño a la independencia, impidiendo el surgimiento de nuevos líderes sindicales con el afán de garantizar que las cabezas de sector respondan a los intereses del partido en función de Gobierno, MAS”, denunció.

De la misma manera, el ejecutivo nacional de la Confederación de Maestros Urbanos de Bolivia, Patricio Molina, señaló que, si bien como organización se deben a una matriz que es la COB, en mérito a la decisión de las bases no acatarán la resolución del silencio sindical y que anteriormente a la resolución de la COB, se emitió un instructivo para que las federaciones regionales y departamentales que hayan cumplido su mandato realicen sus elecciones en el marco de sus estatutos.

Molina deduce que la disposición de la COB responde a su posición político-partidaria, asumida en defensa del proceso de cambio del Movimiento Al Socialismo.

Por otro lado, el vicepresidente del MAS, Gerardo García, negó intromisiones del partido oficialista al interior de la COB. “El silencio sindical es un tema orgánico y supongo que ellos han dispuesto y decretado de esa forma y nosotros no nos metemos a ese tema” dijo.

El analista político Ludwing Valverde considera que la disposición corresponde a “la pérdida de independencia de la organización social y sindical respecto de los fines del Gobierno, lo que atenta la expresión plural democrática y de debate, pero sobre todo atenta contra la renovación de liderazgos en una organización que representa a la clase trabajadora, más aún en un contexto electoral que está atravesando el país.

Comentarios