Escucha esta nota aquí

Como si fuera septiembre, el vicepresidente Álvaro García Linera ha pasado muchas horas en Santa Cruz. Dice que independientemente de quién gane, un Gobierno debe tener control de la Asamblea Legislativa, porque si no será un Gobierno débil, como el de Mesa en 2005, o de Siles Zuazo, al que le acortaron un año su mandato. Apuesta porque el MAS tendrá mayoría absoluta en ambas cámaras.

Lleva 13 años en el Gobierno. Nacionalizó los hidrocarburos, hizo la Constituyente, ¿Por qué quiere seguir?

Porque faltan las últimas tareas, industrializar el país y dejar la pobreza en un solo dígito.

Había dicho que no iba a ser candidato, ¿qué lo obliga a serlo?

Tenía la intención de escribir libros, tengo muchas cosas en la cabeza que quiero plasmarla en documentos y mi intención es ayudar a formar a la gente políticamente. Fueron dos decisiones, la primera de la Central Obrera Bolivia y, sobre todo, el pedido del presidente, que me dijo: “Álvaro, quiero que me acompañes esta última vez”.

El presidente dijo aquí que respetar el 21-F era respetar una mentira y, en otra entrevista, aseguró que al postularse con él, los otros candidatos había legalizado su candidatura, ¿se acepta que no se cumplió con el mandato popular del referéndum?

Lo que pasa es que hay un referéndum y es una institución democrática que ha entrado en colisión con otra institución democrática que es el artículo 11 de la Constitución. Ahí hay un conflicto legal, un conflicto de legitimidad y hubo que dirimir esta contradicción en el Tribunal Constitucional. Evidentemente no es poca cosa, no es algo normal, no es algo en común. Tiene su impacto legal como de legitimación política.

Eso trae imágenes que recuerdan a 2007 y 2008 como una medialuna desplazada con cabildos en Santa Cruz, La Paz y Cochabamba, ¿cómo evalúa estas concentraciones?

Hay que diferenciar el de Santa Cruz de otros cabildos. El de Santa Cruz es la expresión de un malestar popular muy grave, de clase media y entendemos el mensaje. 

Más allá de que también hay una disputa política entre élite cruceñas para saber quién va a ser gobernador y el alcalde, por debajo hay un malestar. Entiendo el cabildo cruceño como un hecho social muy fuerte. Los cabildos de La Paz y de Cochabamba han sido más cierres de campaña de algunas candidaturas que un hecho social.

¿La movilización de Potosí está incluido en lo político o en lo social?

De los dirigentes sí, La movilización de los dirigentes de Comcipo y de los médicos va a acabar el 21, porque su objetivo es restar votos.

En Santa Cruz la acusación es que el Gobierno está colonizando la Chiquitania y que esto fue un gran plan para quemar todo y asentar gente allá, ¿es así?

No es cierto. La Chiquitania no es una zona agrícola como San Julián o Cuatro Cañandas, es una zona fundamentalmente ganadera, la presencia de indígenas y campesinos es minoritaria en algunos lugares. Si estos compañeros han entrado a parques se los tiene que sacar porque eso es ilegal. 

El problema es otro, pero esto ha servido como elemento catalizador, unificador, para expresar otro tipo de malestar entre las personas contra el Gobierno y tenemos que tener la valentía, la audacia y la capacidad de entender ese mensaje.

Una de las quejas es que el INRA no respeta áreas protegidas subnacionales y dota tierra sobre ellas, ¿esto puede ser revisado?

Obviamente, porque esto es un delito. Otra cosa es que municipios han creado áreas protegidas donde son tierras fiscales. Lo que hay que ver es quién tiene la competencia para establecer las áreas protegidas. 

Aquí lo que hay que hacer es una auditoría y ordenar estas áreas. Si la presencia de los colonizadores es ilegal y ha violentado alguna norma, hay que sacar a los compañeros, pero también hay que respetar las pocas dotaciones que se están haciendo.

¿Son 2 millones de hectáreas?

Muchísimo menos, cerca de 200.000, creo.

¿Para qué nos prestamos como Estado $us 100 millones de la CAF?

Fíjese, 100 millones, de una inversión de 8.000 millones, es poco. Todos los créditos que tenemos con la CAF, BID, BM, siempre iban de la siguiente manera, voy a hacer hospitales, dónde con qué empresa, yo voy a hacer la licitación. Ahora manejamos la licitación. Serán para inversión, pero ya no van a estar tutelados como sucedía antes.

¿Es sostenible el crecimiento económico con un déficit fiscal alto y con reservas internacionales en descenso?

Es sostenible en la medida en que el 70% de tus importaciones son insumos, son maquinarias, no bienes suntuarios. 

Si fueran autos Ferrari estaríamos mal. Es un endeudamiento que impulsa la producción. El tema de la caída de las reservas internacionales tiene que ver mucho con la caída de los precios del petróleo. 

Llegó a 140 en 2014 y hoy está en 60. Igualmente hay una contracción de los precios de los minerales y de la soya. ¿Qué hay que hacer cuando caen los commodities a nivel internacional? Ampliar las commodities a exportar en volúmenes y en contenido. De ahí surge la exportación de litio, plástico, urea y, junto con eso, sustituimos ciertas importaciones, como el diésel y la gasolina que nos cuestan bastante por el etanol y el biodiesel. 

Hay una serie de política para ampliar exportaciones y reducir las importaciones para que la caída de las reservas internacionales se detengan.

El plan era invertir más de 10.000 millones en la ampliación de la frontera agrícola, ¿eso se mantiene con tanta sensibilidad social por el medioambiente?

Nosotros somos defensores del modelo de desarrollo cruceño y lo digo abiertamente. Vemos mal que a partir de lo que ha pasado se quiera bloquear el modelo de desarrollo cruceño, con un aditamento, hay que incorporar la temática medioambiental, es un elemento central, pero no tiene por qué detenerse el modelo de desarrollo cruceño. Genera empleo, crecimiento, este bienestar.

 Genera este desarrollo que vie el departamento de Santa Cruz y lo reivindicamos y lo defendemos. Entendemos el llamado medioambiental, hay que defender el medioambiente, hay que cuidar los bosques, por supuesto, pero Bolivia apenas usa el 4% de su territorio. Alemania, que tiene robots, industrias, utiliza el 20%. Cuando me dicen: “Voy a sustituir la agricultura y el gas por las economías del conocimiento”, ni los alemanes lo han hecho. Ni los americanos. Creo que hay una conspiración contra el desarrollo cruceño.

¿De quiénes?

Hay fuerzas políticas que ven con cierta distancia este crecimiento de Santa Cruz, que debe mantener su crecimiento cuidando el medio ambiente. Esa es la enseñanza que nos han dado con esta movilización de las clases medidas, de la juventud en este cabildo. 

Es invertir en tecnología, cuidadano de mejor manera los bosques, pero tenemos que seguir produciendo. Bajo la protección y defensa del modelo cruceño hemos incorporado nosotros otros elementos: hidrocarburos, que Santa Cruz ya no lo tenía, lo tuvo en los años 60 y 70, pero ya no los tenía; energía renovable y alternativa como parte del modelo de desarrollo y, por supuesto, el modelo medioambiental. Eso es para mantener la tasa de crecimiento en el país, reducir la extrema pobreza y garantizar la industrialización para generar fuentes de empleo para la juventud.

El gran horizonte del programa del MAS es la reducción de la pobreza extrema hasta el 5%, ¿cómo se reducirán 12 puntos en cinco años?

A 2018 estamos a 15%. Reduciremos 10% en cinco años expandiendo la economía, manteniendo las inversiones públicas y la distribución de la riqueza de parte del Estado. Ya hemos convertido a la clase media a casi tres millones de personas. Es un tema de justicia social pero también de mercado. Cuando la gente tiene un poquito más de dinero, consume.

¿Se está haciendo campaña con entrega de obras? Para muchos es com un doping.

Intentamos nosotros diferenciar los tiempos. Sábado y domingo campaña. Lunes a viernes, gestión, salvo cinco de la maña a siete y de ocho de la noche en adelante. Nos esforzamos de no robarle el tiempo de gestión y después de las ocho de la noche hacer el trabajo político. Le quitamos tiempo al sueño.

¿Se han reactivado los clivajes regionales y étnicos?

Nunca han desaparecido del todo, lo que ha pasado es que se han articulado. No vería una polarización, aún, no hay otro proyecto de polarización del país. Es una elección rara porque no está en debate Estado, economía y sociedad en Bolivia. Fíjese en los programas de los otros actores, son notas a pie de página del nuestro. Qué te dice el opositor: “Voy a mantener los bonos, no voy a privatizar, voy a mantener el dólar”.

 Bueno, entonces ¿qué vas a hacer. Vas a meter a tu gente en lugar de nosotros y nada más? En cierta manera las elecciones no son polarizantes porque no se está debatiendo otro modelo de estado que pueda configurar la relación entre clases sociales y regiones. En cierta manera estas son elecciones casi rutinarias. 

Problema de la oposición, porque no supo construir un proyecto diferente. Eso significa que no hay un nuevo proyecto, el proyecto existente aún tiene combustible. Yo estoy hablando con usted y le hablo de agricultura, importaciones y exportaciones. Ellos no tienen ninguna idea de economía en Bolivia.

Todos ofrecen bajar impuestos, ¿se puede?

Nosotros no estamos manejando eso, como sabemos que vamos a ganar. El que va a perder puede decir todo, hasta que va a traer el paraíso aquí a la tierra; el que va a gobernar, dice las cosas como son. Te prefiero ayudar con otras cosas, pero tú sigue pagando impuestos. 

Al joven que comienza una empresa y le asfixian los impuestos, le doy capital de arranque gratis. Pero una vez que estés funcionando, paga tus impuestos. 

Te garantizo que vas a tener la luz a la cuarta parte del costo real, no lo voy a cambiar, reduce el 10% del costo de tus operaciones, te garantizo que no te voy a subir el costo de la gasolina y del diésel, que te ayuda en transporte, prefiero darte créditos al 5% o al 4% pero paga tus impuestos.

 Vamos a hacer todo el esfuerzo para que no haya este abuso que hay en algunos funcionarios que superponen deudas y multas y al cabo de tres años debes 10 veces más que el capital original. Eso lo tenemos que hacer desaparecer, pero paga impuestos.

Con tanta subvención, ¿no nos va a pasar lo mismo que a Ecuador en algún momento?

No, porque en parte el éxito económico boliviano significa servicios básicos baratos. Vamos a sustituir la importación del combustible con biodiesel y etanol.

¿Fue un error implementar el SUS en un año electoral?

No, la huelga médica va a acabar el 21 de octubre. Algunos dirigentes, no médicos de base, están tratando de quitar puntos al MAS. Los médicos han tenido un tratamiento especial desde que hemos entrado. Son los únicos que tienen incremento salarial siempre, al igual que los profesores.

 Trabajan seis horas. Estamos contratando 8.000 médicos y enfermeras, estamos becando 2.000 al extranjero para que se especialicen en Argentina, España, México y Cuba. Estamos construyendo cuatro hospitales de cuarto nivel, 13 de tercer nivel, 32 de segundo nivel con más de 2.000 millones de dólares. 

El SUS es una criatura, apenas está gateando, pero es lo mejor que viene para la gente que no tiene seguro, para los gremiales del Abasto, de Barrio Lindo que no tienen seguro, para el campesino y el indígena de la Chiquitania que nadie se acuerda de ellos más que cuando hay incendio. Falta mucho, por supuesto, todo comienza con una voluntad. Hay que corregir errores.

La oposición dice que si gana el MAS esto será una dictadura y Bolivia se volverá Venezuela, ¿qué opina?

Ya no saben qué decir. Un respeto por la soberanía de los países, pero el modelo económico, la fuerza política, la estructura social son totalmente distintas. Es como si yo le dijera que nos vamos a convertir en Ecuador si entra Mesa. No es necesario hablar de esa manera. Esa sonajera la usaba Tuto Quiroga en 2005, luego se la pasó a Doria Medina y esa sonajera hoy la tiene Carlos Mesa. 

No señores, respetamos a Venezuela, queremos ayudar, estamos en contra del intervencionismo, pero la economía boliviana, el proyecto boliviano y la sociedad boliviana es muy distinta de la venezolana. Somos por séptimo año consecutivo el país que más crece y el único país de Latinoamérica que su economía ha crecido un 400%. Ningún país de esta parte del mundo, ni siquiera Chile, ha tenido un crecimiento como el boliviano.