Escucha esta nota aquí

Dan flexibilidad para reducir los riesgos de inseguridad alimenta­ria en la población. La reposición de productos en las góndolas de los supermercados y en las áreas de exposición de verduras en los mercados mayoristas de la capital cruceña se cumple con orden. 

Ca­be mencionar que el departamen­to de Santa Cruz genera el 73% de producción agrícola de Bolivia.

En un recorrido por diferentes puntos de la ‘ciudad de los anillos’ se advirtió que los actores de la resistencia civil, en las rotondas, permitieron el paso de los camio­nes proveedores de carne, pollo y otros alimentos frescos.

 En la avenida Argentina, en la tienda Sofía Al Paso, Freddy Cha­varria surtió pollo y embutidos al negocio. 

Aseguró que la industria avícola privilegió la distribución de su oferta, principalmente po­llo y embutidos, en las cadenas de supermercados, mercados y sus tiendas Sofía Al Paso.

Hizo notar que la traba en algu­nos puntos de bloqueo, retrasa la entrega de productos. No obstante, convocó a los consumidores a no caer en la desesperación.

En la sucursal El Trompillo de la cadena de supermercados Fidalga, a decir de la encargada de sala Sara Miguez, la reposición de produc­tos de consumo masivo se cumple con absoluto orden. 

Señaló que la oferta láctea, gaseosas, agua, pan, verduras y carnes, tanto de pollo como de res, son los que, por ahora, registran mayor demanda. 

Un administrativo aseguró que en los Fidalga de manera organiza­da se está abasteciendo a los con­sumidores.

Afirmó que se bloqueó el sistema de acceso para evitar la actualización o modificación del precio de todos los productos que disponen en las salas de venta.

Desde la cadena Hipermaxi señalaron que están haciendo to­dos los esfuerzos para abastecer alimentos a la población y que en ese propósito contribuyen todos, desde sus funcionarios que se dan modo para llegar a las sucursales hasta sus proveedores que trabajan desde la madrugada para asegurar los alimentos y productos en los puntos de venta.

 "Estamos abastecidos con los alimentos de primera necesidad (carne bovina y de pollo, verduras, frutas, productos de higiene y lim­pieza, entre otros. Nuestra cadena de farmacias, en las 15 sucursales citadinas, están atendiendo en el horario fijado por el Comité, de 7:00 a 12:00. Los precios no han sufrido variación", indicaron.

En los mercados

En el antiguo mercado Abasto, más de un comerciante aclaró que los bloqueos, sobre todo en la ruta a los Valles Cruceños, condiciona la llegada y venta regular de verduras.

 "Después que el Comité instru­yera a los bloqueadores dejar pa­sar a los camiones con verduras la oferta se estabilizó. 

Esa es una me­dida acertada porque así se garan­tiza el abastecimiento de alimentos en la mesa de la población", refirió Jackeline Vargas.

En cuanto al precio, indicó que la planta de lechuga escaló de Bs 1 a Bs 3 y 4; el kilo de tomate, de Bs 5 y 6 a 10 y 12; las tres libras de arveja, de Bs 10 a 12 y 13; de vainita, de Bs 5 a 8; y de achojcha, de Bs 7 a 10. Los propios comerciantes dejan entrever que los costos, en el caso de la zanahoria, la papa y la cebolla, no sufrieron variación.

Sandra Coronado, otra comer­ciante, indicó que hoy (por ayer) llegó verdura al antiguo Abasto, no así cebolla que en esta época sabe llegar de Cochabamba y Tarija.

A pesar de ello, dijo que el precio de la cebolla disponible no se alteró.

En el sector de carnes de dicho mercado, los compradores acusan a los comerciantes de especular con el precio y los últimos descar­gan contra los proveedores (ma­taderos) que aseguran han incre­mentaron el valor del kilo gancho desde que se activó el paro cívico departamental con bloqueos.

Una vendedora, que prefirió no identificarse, atribuyó la subida del precio del kilo de pollo a Bs 14 de­bido a la actualización del importe del kilo gancho de Bs 11,50 a 13,50. 

Dijo que ellos, además, deben cu­brir el flete de transporte y el car­guío y descarguío de pollo.

 En el caso de la carne bovina, Zoya Tineo denunció costos ex­cesivos. Dijo que se le pretendió cobrar Bs 38 por el kilo de carne de segunda, cuando el real es Bs 28. Franklin Ramírez, veterinario de la Alcaldía que controla el mercado Abasto, indicó que están verifican­do las boletas para comprobar el precio del kilo gancho que les está llegando a los vendedores. 

"De una empresa les ha llegado a Bs 22, esto ha ocasionado que los vendedores le suban Bs 2", puntualizó.