Escucha esta nota aquí

Con la elección del ejecutivo de Cochabamba, ayer, la fuerza opositora Movimiento Demócrata Social culminó con la renovación interna de sus liderazgos en los nueve departamentos del país y apunta “a tener mayor presencia territorial, estableciendo estructuras partidarias en 250 municipios hasta fin de año”, con la mirada puesta en las elecciones de 2019.


El congreso político lo encabezó Rubén Costas, presidente de ese partido, y en él resultó elegido como nuevo secretario ejecutivo cochabambino el exasambleísta Edson Cortez. A su turno, el segundo vicepresidente demócrata, el alcalde cochabambino, José María Leyes, planteó un desafío: “Que tenga certeza el pueblo boliviano de que un demócrata será el próximo presidente del país”.

El cierre del mitin
Costas insistió en que los demócratas no buscan ‘electoralizar’ al país, cuando aún faltan dos años y medio para las próximas elecciones. Por lo pronto, según el gobernador cruceño, las autoridades electas de su partido se dedicarán a la gestión. Recientemente, Costas mostró proximidad con otros opositores, como el alcalde Luis Revilla o Samuel Doria Medina, jefe nacional de UN. 

Comentarios