Escucha esta nota aquí

Cinco colaboradores de Facundo Molares Schoenfeld, miembro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) conocido como ‘Camilo’, fueron detenidos el viernes por la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), que indaga para dar con los vinculados a este hombre de nacionalidad argentina que tiene al menos ocho órdenes de captura en Colombia por crímenes y terrorismo. 

El médico Emanuel Castedo Guzmán, su hermano Abner Emilio (estudiante de Medicina) y la madre de ambos, Flora Guzmán Totola (enfermera del hospital Alfonso Gumucio, de Montero), además de Suany Rojas Vera y Rolando Méndez Cuéllar, cajera y chofer de una ambulancia del hospital Alfonso Gumucio, respectivamente, son las cinco personas que ayudaron al guerrillero que está en el hospital Japonés.

El director de la Felcc, Óscar Gutiérrez, explicó que todos los detenidos actuaron para colaborar con el miembro de las FARC, ya que planificaron su resguardo, atención y posterior evacuación hasta un centro de salud de la capital, cuando su salud se agravó.

Aún la Felcc está investigando el grado de participación de más funcionarios del centro asistencial de Montero e incluso de empleados municipales, vinculados al MAS, que podían tomar decisiones respecto a la administración del centro asistencial.

Otro detalle que compromete a los detenidos con Camilo es la constatación que hizo la Felcc, de que en la casa de la enfermera del hospital (Flora Guzmán) se alojó al miembro de las FARC. 

Hay fotografías que confirman este extremo y detalles de las pesquisas realizadas en los teléfonos celulares de los detenidos, donde se observa la coordinación que existió para montar el operativo de la salida de Molares desde Montero hasta la capital cruceña.

Finalmente, un detalle que complica más la situación de los detenidos, son los mensajes encontrados en el teléfono celular del padre del guerrillero, que en días pasados estuvo en nuestra capital para saber sobre su hijo, donde mantenía comunicación con el médico Emanuel Castedo Guzmán, que incluso le pasó fotografías sobre las tomografías que le realizaron al herido.

Prófugos y flujo migratorio

Además de los cinco detenidos, la Felcc busca a los hermanos Sergico y Carlos Rider Veizaga Arteaga. Ambos son miembros del MAS y para los agentes, fueron quienes activaron y lideraron todos los movimientos violentos en Montero, que acabaron con la muerte de los cívicos Marcelo Terrazas y Mario Salvatierra.

Ambos se hicieron cargo del financiamiento para la compra de los medicamentos para Camilo, aunque Carlos Rider facilitaba su identidad para que el miembro de las FARC pueda ser atendido en el centro médico al que fue llevado cuando su salud se deterioró. 

Otro detalle que hizo conocer la Felcc respecto a la presencia de Molares en Santa Cruz, fue el flujo migratorio del extranjero. El hombre ingresó a Bolivia el 10 de julio por el paso fronterizo Pisiga Bolívar, proveniente de Chile.

Luego, casi un mes después, salió hacia Venezuela el 12 de agosto desde el aeropuerto Viru Viru y después de haber celebrado su cumpleaños 44 en suelo venezolano (nació el 12 de octubre de 1975), el 13 de octubre de este año volvió a Santa Cruz.

Se conoce que los agentes buscan a al menos cinco otros miembros de la FARC, que tuvieron relación con Molares y las protestas violentas en el país.