Escucha esta nota aquí

La salida de ciudadanos bolivianos a la República Argentina se redujo en 60% en el primer semestre de este año, tanto por Yacuiba como por Bermejo, según informe de la Dirección Distrital de Migración.

La directora de esa entidad estatal, Lourdes Aldana, atribuye esta drástica disminución por la crisis económica y el encarecimiento de las tarifas de transporte, precios del hospedaje y de productos comestibles en el vecino país.

Aldana dijo que hasta finales del 2015 había un flujo migratorio de ciudadanos bolivianos muy alto, ya que salían familias enteras para vacacionar o hacer compras, pero eso ha cambiado este año, al punto que en algunos días existe poca afluencia en los puntos fronterizos legalmente establecidos en la frontera con la Argentina.

Por ejemplo, un día de la pasada semana por Bermejo salieron 340 personas, tanto por las Chalanas como por el puente internacional, cuando el promedio diario es de 600 a 700 personas, de acuerdo al reporte de Migración.

El jefe de Gabinete del Gobierno Municipal de Yacuiba, Estebán Farfán, confirmó que salen menos bolivianos por esa ciudad fronteriza rumbo a la Argentina debido a la devaluación del peso argentino que elevó la inflación.

“Estamos trabajando para no depender de la economía argentina y para ello requerimos una base que sostenga la dinámica económica propia”, sostiene.

Según datos oficiales, el gobierno de Mauricio Macri ha provocado un shock de precios, con incrementos considerables en 100% para el transporte, en 300% el consumo de gas natural y en 375% las tarifas de agua potable.

El periodista Juan Antonio Abarzúa dijo que la situación económica es pésima en la Argentina. “Para la clase media es un horror y para los pobres peor. Para los ricos está mejor”, describió Abarzúa en contacto desde Salta sobre la realidad que pasan los argentinos.