Exabogado de Gabriela Zapata

El Deber logo
25 de abril de 2017, 4:00 AM
25 de abril de 2017, 4:00 AM
Su defensa peregrinó una semana para que Eduardo León Arancibia, el ex abogado de Gabriela Zapata, abandone el penal de San Pedro, donde se encontraba desde el 9 de junio. Era el segundo intento y por poco no consigue su libertad. Ayer declaró brevemente antes de ser llevado a su domicilio.


 ¿Qué evaluación hace de todo este peregrinaje?

Decepcionado, absolutamente, como todos los bolivianos, por cómo se me ha tratado desde el principio hasta el final; fui metido a golpes al penal, el 9 de junio, y ahora este día (por ayer) he sido también sacado a golpes del mismo lugar, debe saberse que no se respetaron mis derechos ni garantías. Pero ahora tengo que preparar mi defensa debida de forma más adecuada, denunciar la forma cómo se ha manejado en mi contra.


 ¿Cuál será su primer paso?; ¿le permitirán trabajar como abogado?

Creo que la prioridad es poder recuperar el título de abogado; sin embargo, lo que más decepciona es la justicia y cómo cualquier ciudadano de a pie puede entrar a una Fiscalía y sufrir ese maltrato sin respeto de sus derechos y garantías. Lo que quiero decir es que todo eso afectó seriamente a mi persona, creo que primero voy a recuperar el título, pero la decepción es absoluta con el Poder Judicial.


 ¿Le prohibieron hablar con los medios?

Eso no entiendo, no encuentro el porqué se me ha prohibido hablar con los medios de comunicación, tengo muchas cosas que decir, pero se me ha prohibido hablar, no tengo una autorización para eso, pero va a ser limitado en 24 o 48 horas vamos a solucionar; no pueden restringir la libertad de expresión.


El primer juicio que le siguen a usted por el caso Zapata es por trata de personas, ¿ya fue notificado? 

Es un caso que por su naturaleza está avanzando a paso lento, esperemos que aceleren la investigación, pero todo me parece raro. Nos alertamos de los argumentos de las partes, pero sí advertimos que se está sembrando prueba y de que hay que tener cuidado porque no puede ser que introduzcan datos de orden político y se sobrepongan a los argumentos judiciales.


¿Teme que el poder político siga interfiriendo para mantenerlo callado por lo sucedido?

Sin duda, siento que la instrucción, desde un principio, no fue llevarme a San Pedro sino acabar con mi vida, eso es lo que se vio desde un principio; sin embargo, estamos firmes y defendiendo nuestra verdad.