Escucha esta nota aquí

El Gobierno estadounidense colocó a Bolivia, una vez más, en la lista de países que incumplieron en su lucha antidrogas. Según el memorándum enviado por el presidente, Donald Trump, el país figura entre las naciones que sirven de tránsito o producen drogas.

Las autoridades nacionales admitieron que los narcotraficantes utilizan el territorio nacional como corredor de droga, pero rechazaron el fracaso de la lucha antinarcóticos.

“Por la presente designo a Bolivia y al régimen ilegítimo de Nicolás Maduro, en Venezuela, como países que no han cumplido de manera demostrable durante los últimos 12 meses con sus obligaciones en virtud de los acuerdos internacionales de lucha contra los estupefacientes”, señala una parte del documento publicado ayer.

Las autoridades bolivianas y los presidentes de las dos cámaras legislativas admitieron que Bolivia es país tránsito de drogas, aunque rechazaron que la producción se haya instalado en territorio nacional.

“No somos un país fundamentalmente productor, sino un país que es tránsito de otros países; lo que se tiene que hacer es un cambio de estrategia, un cambio en la perspectiva de cómo parar el tránsito por Bolivia, hay que mejorar los sistemas de control y el Ministerio de Gobierno está impulsando la instalación de radares, de drones para el control en fronteras”, afirmó el canciller Diego Pary.

El presidente de la Cámara de Diputados, Víctor Borda (MAS), también dijo que Bolivia es tránsito de las drogas que se producen en Perú y Colombia. En su criterio los programas de lucha antidrogas tienen el pleno reconocimiento de organismos externos. “Hay actividad de tránsito y, precisamente, hemos aprobado una semana atrás un proyecto de ley que permitirá que el Ejército instale radares para tener el control del espacio aéreo”, dijo la autoridad legislativa.

El documento se elabora anualmente, antes de cada nuevo año fiscal, que en Estados Unidos rige entre el 1 de octubre y el 30 de septiembre. En las últimas ediciones Bolivia figura entre los 22 países observados.

Unilateral

El canciller Pary afirmó que los informes que certifican y destacan la lucha contra las drogas vienen de organismos multilaterales, como la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc, por sus siglas en inglés) o la misma Unión Europea; en cambio dijo, el informe de EEUU es unilateral y tiene alto contenido político.

“Estados Unidos lo hace de manera malintencionada, no valora los resultados que Bolivia ha logrado, nosotros tenemos resultados que han sido reconocidos por organismos multilaterales y tenemos esos reconocimientos porque se hace sobre la base de criterios que son comunes a todos los países; en cambio Estados Unidos usa criterios unilaterales desde su perspectiva”, afirmó. El presidente de EEUU confirmó que los países censurados afectan los intereses de esa nación.

“Por la autoridad de presidente que me confieren la Constitución y las leyes de Estados Unidos (…) identifico por la presente a los siguientes países como grandes países de tránsito de drogas o grandes productores de drogas ilícitas: Afganistán, Bahamas, Belice, Bolivia, Birmania, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, India, Jamaica, Laos, México, Nicaragua, Pakistán, Panamá, Perú, República Dominicana y Venezuela”, sostuvo Donald Trump en un memorándum enviado el jueves al secretario de Estado, Mike Pompeo.

La presidenta de la Cámara de Senadores, Adriana Salvatierra (MAS), afirmó que Estados Unidos debería preocuparse de otros países donde la producción de coca y droga es diametralmente opuesta a Bolivia; recordó que en el informe de 2017 el Gobierno estadounidense evidenció que en Perú hay 49.900 hectáreas de coca y que Colombia tiene 161.000 hectáreas que multiplican el área de 24.500 hectáreas de Bolivia.

“Llama la atención que la actuación de Estados Unidos no sea con Colombia ni Perú, sino particularmente con Bolivia, cuando fue Estados Unidos, el mismo gobierno que certificó, el año 2017, cifras récord en Colombia”, dijo. El presidente de los diputados afirmó que los criterios políticos del reporte de EEUU hacen que el mismo carezca de validez porque tiene un interés de descalificar a los países que no tienen la línea política del país del norte.

Consumo

El documento publicado en Estados Unidos no hace referencia al nivel de consumo de drogas que existe en ese país, y solo menciona a los países productores y los que sirven de tránsito.

Este punto fue atacado por las autoridades nacionales, que lanzaron críticas al sistema de control en el país del norte.

“Nosotros creemos que la lucha contra el narcotráfico, la lucha contra las drogas tiene un enfoque en el que deben participar todos los actores, los que están en la producción, los de tránsito, pero también tienen que participar los que tienen alto nivel de consumo”, sostuvo.

El documento, fue calificado como “intervencionista” por el presidente de los diputados, quien aseguró que ese tipo de actitudes fueron dejadas atrás por el Gobierno boliviano que adoptó la lucha contra las drogas con un modelo propio, que fue elogiado por organismos internacionales creíbles.

Año electoral

El reporte anual se presenta cuando Bolivia enfrenta un proceso electoral y con acusaciones de oficialistas y opositores sobre la lucha contra el narcotráfico.

De hecho, este tema fue minimizado en el mensaje presidencial del 6 de agosto último, lo que desató críticas de los opositores que creen que ese hecho fue deliberado por los reportes sobre personas involucradas en actividades del narco.

Los oficialistas acusan a EEUU de utilizar este tipo de informes para intervenir en la política interior y rechazaron las acusaciones, pero las autoridades no convocarán al encargado de negocios. Precisamente, el jueves reapareció el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, para advertir que en las elecciones generales de este año se notará la ‘intervención’ del Gobierno de EEUU.

Tags

Comentarios