Escucha esta nota aquí

Estados Unidos ingresó al debate en la última fase electoral. Evo Morales denunció que un vehículo de la embajada estadounidense en Bolivia ingresó a Yungas de La Paz y sus ocupantes prometieron obras a cambio de no votar por el postulante presidencial del Movimiento Al Socialismo (MAS). La legación diplomática negó la acusación del mandatario.

“Como dijo el vicesecretario Kevin O’Reilly cuando estuvo en Bolivia en julio, y como ha dicho el Encargado de Negocios Bruce Williamson en reiteradas oportunidades, Estados Unidos apoya los procesos democráticos, pero no apoya ni se opone a ningún candidato electoral. La embajada de Estados Unidos no pide votos en contra ni a favor de ningún candidato ni partido. Las decisiones del 20 de octubre son del pueblo boliviano”, respondió la embajada de EEUU a través de un comunicado enviado a EL DEBER.

Morales, presidente de Bolivia y candidato del MAS, denunció, en una entrevista en el programa Detrás de la Noticia, que un motorizado de la embajada de Estados Unidos llegó a zona yungueña de La Paz y sus ocupantes prometieron obras a cambio de no votar por él. El mandatario reveló que convocó la pasada semana al encargado de negocios de la legación diplomática estadounidense, Bruce Williamson, para mostrarle las pruebas sobre su acusación. Morales dijo que el diplomático se mostró sorprendido.

El llamado de Evo

“La semana pasada yo convoqué al encargado de Negocios de la embajada de Estados Unidos. Demostré en documentos cómo este carro de la embajada de EEUU va a Yungas a ofrecer empedrados, asfaltados, siempre y cuando que no apoyen al Evo”, dijo Morales.

El vicesecretario de Estado Adjunto para el Hemisferio Occidental del Gobierno de Estados Unidos, Kevin Michael O’Reilly, arribó al país en julio de este año y se reunió con el canciller Diego Pary para abordar la relación bilateral. El funcionario negó injerencia en la etapa electoral que vive Bolivia de parte de EEUU.

Mientras, el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, anunció que presentará pruebas después de las elecciones del domingo de la supuesta injerencia política de Washington en Bolivia. “Hay pruebas, hay evidencias de operaciones encubiertas que está llevando a cabo la Embajada de EEUU”, adelantó la autoridad.