Escucha esta nota aquí

"El Gobierno de los Estados Unidos no estuvo involucrado en ninguna conspiración, intento de derrocar al gobierno de Bolivia o de asesinar al presidente Morales", señala un comunicado de la embajada de los Estados Unidos (EEUU) sobre las denuncias realizadas por el Gobierno.

Agrega que "este tipo de acusaciones infundadas no contribuyen a mejorar las relaciones bilaterales", además de considerarlas como falsas y absurdas, aclarando que dicho plan "B" constituye un protocolo común en sus representaciones diplomáticas del mundo.

Conoce más: Bolivia no ve definitivo el tener embajador de EEUU

"Todas las embajadas de EEUU en el mundo convocan a un Comité de Acción de Emergencia para proponer planes de contingencia como una práctica rutinaria, para garantizar la seguridad del personal de la misión, en caso de información sobre posibles disturbios sociales u otras acciones hipotéticas", agrega el documento.

El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, denunció el pasado sábado que la estrategia de EEUU oscilaba entre impulsar un golpe de Estado o el asesinato del jefe de Estado, en 2008, cuando existió un movimiento separatista en el país, según el Gobierno.

Lee también: EEUU tenía Plan B en caso de magnicidio de Evo

El nuevo impasse entre Bolivia y EEUU surge como parte de cables del Departamento de Estado, que fueron revelados por WikiLeaks, y que hacen mención a un plan de emergencia inmediata en caso de que en Bolivia se produjera un golpe de Estado o la muerte del presidente Evo en 2008.

La embajada sostiene además que los personeros de representaciones diplomáticas tienen la función, garantizada bajo la Convención de Viena y la Convención de Ginebra, de reunirse con representantes de todos los sectores de la sociedad civil y autoridades electas de todas las tendencias.

Comentarios