Escucha esta nota aquí

A partir de las 16:00 fue corriente ver a ciudadanos colgados de los barrotes de las ventanas de las aulas en donde se estaban realizando los escrutinios. Estaban empeñados en cuidar su voto, y, según ellos, en que los resultados de sus mesas no cambien a medio camino con rumbo al Tribunal Electoral Departamental. Así lo hizo saber Sandra Borja, de la Unidad Educativa Faustino Sarmiento (Virgen de Cotoca, entre segundo y tercer anillo).

 “Decidí quedarme a cuidar mi voto porque quiero que todo sea transparente”, dijo la ama de casa.

 Y como ella, una veintena de jóvenes estuvo también atenta, pero de forma virtual, detrás de www.yoreportobolivia.org, recibiendo los reportes de la gente de a pie que estaba comprometida en custodiar su voto. Desde el búnker, en que convirtieron las oficinas de Revolución Jigote, trabajaron a partir de las 9:00 y se hicieron a la idea de no abandonar la maratón hasta pasadas las 21:00.

 Munidos de sus teléfonos celulares y laptops empezaron a registrar. “Lo primero que recibimos fueron reportes de incidentes, por la mañana fueron como 300 desde Twitter, la web, SMS o WhatsApp”, dijeron Mario Cuéllar y Nakai Mirtenbaum explicando que cada ciudadano podía seleccionar por cuál de esas plataformas enviar su reporte. También recibieron mensajes desde Japón, China, Rusia, Alemania y España.

 “En algunos lugares hubo personas que se habían inscrito en las ciudades de residencia actual, pero aparecieron en mesas en Bolivia, pese a haberse inscrito en un nuevo padrón”, contó Mario. De igual forma, en el Comité pro Santa Cruz, unos 25 jóvenes profesionales montaron su centro de operaciones para poner a funcionar la app Manda tu acta. 

“Esta es una plataforma virtual creada por jóvenes de todo el país. No es otra cosa que el control del voto ciudadano. Cualquier persona que tenga acceso a las actas, que son públicas, puede mandar una foto de ellas”, detalló Mauricio Melgar, comunicador del Comité. 

Los primeros reportes que recibieron fueron de las mesas que están al otro lado del hemisferio, como España y EEUU. A partir de las 15:00 comenzaron a recibir las primeras actas de las mesas locales que cerraron porque cumplieron las ocho horas de funcionamiento o porque ya había asistido la totalidad de los inscritos para votar en esas mesas.

Velando por el voto

Las aplicaciones puestas al servicio de la ciudadanía fueron la nota novedosa en la jornada. Generalmente fueron impulsadas por voluntarios jóvenes que dedicaron tiempo e ideas en concretar estas herramientas para tumbar la sombra de la duda e imponer transparencia.

 “La idea es que la ciudadanía acceda al control, si bien estas aplicaciones no tienen carácter legal o coercitivo, tienen la premisa informativa para que después no haya sorpresas ni resultados que no son”, agregó Melgar.

“Todo mundo está preocupado por que se respete su voto, la ciudadanía está haciendo seguimiento como nunca antes”, señaló Jorge Hurtado, que se quedó a presenciar el escrutinio de su mesa en el Bertha Cuéllar. 

También hubo otras opciones, como la del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), que creó una herramienta digital abierta al público de nombre No Al Fraude Bo 2019. 

Por su parte, el vicepresidente del TSE, Antonio Costas, manifestó que la institución nunca tuvo problema alguno con la aparición de estas herramientas ciudadanas, que son parte de la democracia.