Escucha esta nota aquí

Frente a la ola de mensajes que circulan por las redes sociales sobre la calidad del bolígrafo que entregará el Tribunal Supremo Electoral (TSE) para marcar la boleta de votación, la presidenta del Tribunal Electoral de Santa Cruz, Sandra Kettels, afirmó ayer que no hay ningún inconveniente de que el elector lleve y use su propio lapicero para votar por el candidato de su preferencia.

La respuesta emitida por la vocal es para desestimar las versiones que circulan en las redes sociales en las que indican que la tinta de los lapiceros que entregará el TSE a los jurados de mesa se borra con facilidad y hay el riesgo de que se cometa algún fraude para favorecer al partido oficialista.

“No hay ninguna posibilidad de fraude”, aseguró Kettels y explicó que durante la jornada de votación y de escrutinio de los resultados los jurados de mesa serán observados por los delegados de los nueve partidos políticos que pugnan por la silla presidencial y por los ciudadanos que deseen vigilar de manera pacífica y voluntaria el proceso del escrutinio.

También aclaró que circula por WhatsApp y Facebook información falsa de que se contabilizarán como votos válidos las papeletas de sufragio en las que se coloquen signos o palabras en el rostro de cualquier candidato; de producirse esa situación, se anulará la boleta, tal como establecen las normas electorales, porque el ciudadano no marcó en el recuadro que hay debajo de la foto del candidato de cualquiera de las opciones políticas.

Además, dijo que cada uno de los delegados tendrá una copia del acta de escrutinio y el sobre cerrado con el acta original será trasladado con custodia policial o militar al centro de cómputo del Órgano Electoral.