Escucha esta nota aquí

El Gobierno boliviano ordenó la investigación de denuncias de violación a niños que involucran a miembros de la Iglesia Católica. El vicepresidente Álvaro García Linera instó a las víctimas de estos hechos apersonarse al Ministerio de Justicia para relatar los hechos. 

"Está claro que tenemos un problema en el mundo entero y claro, en Bolivia", aseveró la autoridad, al ser consultada sobre la convocatoria del clero y otras instancias a una marcha en Santa Cruz contra la Ley de Identidad de Género, a favor de la población transexual y transgénero.

Conoce más: Marcharán contra la ley de Identidad de Género

El propio presidente Evo Morales dijo en su momento que "no quiero pensar que el obispo que se opone está defendiendo al obispo que violó a un niño", sobre el también rechazo que existe contra la cadena perpetua ante el delito de violación a menores seguida de muerte.  

García Linera explicó que se indagará la existencia de denuncias de hace cinco, 10 y hasta 15 años atrás. El vocero de la Iglesia Católica cruceña, Erwin Bazán, manifestó hace algunos días a ANF que "podemos decir con absoluta firmeza y claridad que no existe un obispo en Bolivia acusado de ese delito y (los obispos) son realmente personas honorables dedicadas a su servicio ministerial".

Lea también: Evo no quiere pensar que Iglesia protege violadores

El vicepresidente refutó esa posición e indicó que "esperemos que no sea una forma de encubrir los casos de los niños y niñas que han sido víctimas de un hecho de violación por parte de algún miembro de la Iglesia". La cartera de Justicia será la encargada de realizar el "mapeo".

"Es una vergüenza para la humanidad, que el propio papa Francisco ha denunciado con mucha valentía, pero que no es acompañada por algunos jerarcas. Algunos se parecen más a los fariseos", concluyó la autoridad, a tiempo de citar la frase: "La verdad nos hace libres".