Escucha esta nota aquí

En el octavo día de protestas y el segundo con enfrentamientos en diferentes ciudades del país por los resultados de las elecciones, el vi­cepresidente Álvaro García Linera pidió al candidato presidencial de Comunidad Ciudadana, Carlos Me­sa, que se sume a la auditoría de las elecciones generales del domingo 20, que estará a cargo de la Organización de Estados Americanos (OEA) para que determine si hubo o no fraude en los comicios.

La propuesta no con­venció al candidato presidencial, ni a la dirigencia del Comité pro Santa Cruz ni a los miembros del Comité de Defensa de la Democracia (Conade) que exigen una nueva elección con un renovado Tribunal Electoral co­mo salida al conflicto.

El presidente del Comité pro Santa Cruz, Luis Fernando Cama­cho, adelantó que la propuesta de la nueva elección será planteada mañana (jueves) en un cabildo que se celebrará (a las 18:00) en la ciudad de La Paz. Además, exigirán la renovación total del Tribunal Su­premo Electoral (TSE) porque con­sidera que recurrió al fraude para conceder la victoria al presidente Morales con el 47,08%, contra el 36,51, de Carlos Mesa.

La respuesta de líder de Comu­nidad Ciudadana, que se produ­jo a media mañana, provocó una conferencia de prensa del minis­tro de Comunicación, Manuel Canelas, que pidió al candidato, en nombre del Gobierno, que fi­je una posición clara y que forme parte de la auditoría que realizará la OEA para verificar las denun­cias de fraude.

Además, calificó de irresponsable la posición asu­mida por Comunidad Ciudadana porque presentaron las supues­tas pruebas de fraude cuatro días después de conocidos los resul­tados de la votación. Canelas ofreció la conferencia de prensa cuando Carlos Mesas se encontraba en Santa Cruz y hacía un recorrido por los pun­tos de bloqueos ubicados en el segundo anillo.

El representan­te de Comunidad Ciudadana insistió en desafiar al Gobierno respecto a que si está dispuesto a desconocer los resultados del domingo hasta esperar la audito­ría.

¿Está dispuesto el Gobierno, el presidente y el vicepresidente a no aceptar los resultados que ha dado el Tribunal Supremo Electoral?, y a partir de ese reco­nocimiento, que no puede estar en tela de juicio, hasta tanto no se lleve adelante la auditoría, ¿están dispuestos a aceptarlo y aceptar que la auditoría tiene un carácter vinculante?” Mesa indicó que “si ellos están dispuestos a reconocer que has­ta tanto no haya una auditoría no aceptan los resultados como válidos y como cerrados, estare­mos en condiciones de decir algo fundamental: Que el informe de la misión de observación de la OEA determinó claramente que en Bolivia se produjo una irregu­laridad gigantesca.

También manifestó que aunque todos los caminos están abiertos para darle una solución a este conflicto, “no tenemos la menor duda de que una nueva elección sería lo ideal, siempre y cuando no sea parte de una manipulación para llegar a una prolongación en el poder de Evo Morales”.

Resaltó que “no aceptará una solución que se burle de la volun­tad popular, que le dé la espalda a lo que fue el voto del 20 de octubre y no le vamos a dar la espalda a un pueblo que está luchando en la calle democrática y pacíficamen­te por conquistar la democracia en el respeto al voto popular”.

Por su lado, Luis Fernando Camacho considera que la úni­ca forma de frenar la convulsión pasa por anular las elecciones del 20 de octubre.

 “Creo que la solu­ción al problema podría darla el presidente anulando el proceso eleccionario. Es lo más coherente, porque no solo ha habido fraude en la elección para presidente, sino que también hay fraude en la elección para diputados y se­nadores”, dijo Camacho en con­ferencia de prensa a mediodía de este martes.

Camacho confirmó que se coordinará con el Comité de De­fensa de la Democracia y con todo el movimiento cívico nacional las nuevas medidas a seguir en el país. Adelantó que si en el cabildo de La Paz se decide suspender los blo­queos, Santa Cruz se desmarcará del movimiento nacional. “La pro­testa sigue porque aquí manda el pueblo, no los políticos”, expresó.

El Conade también exigió la anulación de las elecciones por las irregularidades que se han de­nunciado. Waldo Albarracín acla­ró que la consigna de la segunda vuelta “ha quedado rezagada por las propias circunstancias.

El Órgano Electoral ha cerrado este proceso con toda la mugre adentro, pero si realmente que­remos un Estado democrático es una nueva elección con un árbi­tro imparcial y con transparencia y sin ningún vicio de nulidad”. El Conade y los cívicos se reunirán hoy en Santa Cruz.

Piden definir una postura

El ministro Canelas remarcó las palabras del presidente Evo Mo­rales, indicando que si se prueba el supuesto fraude y eso determi­na ir a una segunda vuelta el bi­nomio oficialista lo asumirá, por­que ese resultado es vinculante. 

“Desde el momento en que vamos a realizar una auditoría sobre los resultados, es evidente que esos resultados son susceptibles de ser modificados”.

Canelas insistió en que Mesa tiene que dar una respuesta fácil y firme. “No vamos a decir nada diferente, solamente esperar que el señor Mesa, en esta ocasión, tenga una decisión firme”.

El ministro reconoció que el país vive una coyuntura difícil que quie­ren que se resuelva lo antes posible, “y para eso hace falta acordar co­sas o modificar cosas”, por lo tanto, apuntó que el presidente ha dicho que “el resultado que determine la auditoría es el nuevo resultado que habrá cuando termine la OEA en un tiempo lógico, prudente y breve, para ver si hay o no hay una segun­da vuelta electoral”. 

Según Canelas, ya son tres paí­ses (México, Paraguay, Perú) y la ONU que aceptaron ser parte de la misión de observación de la OEA, pero, dijo, que las puertas siguen abiertas a los que deseen participar.