Escucha esta nota aquí

Una gran cantidad de personas se reunió en la plaza 14 de septiembre en Cochabamba, donde el presidente Evo Morales celebró la victoria en las Elecciones Generales, asegurando además haber logrado mayoría absoluta en la cámara de diputados y en la de senadores. Señaló estar cansado que lo acusen de dictador.

‘Cobarde y delincuente’, con esas palabras Evo Morales se refirió a Carlos Mesa, candidato opositor que logró el segundo lugar en las elecciones. El jefe de Estado lo acusó por alentar movilizaciones y no aceptar los resultados de las Elecciones Generales.

Morales se dijo estar cansado de que lo acusen de dictador. “Aguanté bastante en las campañas, pero se acabó la paciencia del pueblo boliviano”, señaló.  “Vamos a mostrar documentos”.

“Estábamos acostumbrados a ganar de lejos. Hemos ganado con más de dos tercios, tenemos mayoría absoluta en el Senado, en la Cámara de Diputados”, agregó.

Se refirió a los atentados contra los tribunales electorales, que los calificó como un atentado a la democracia y como parte de un golpe de Estado.

Saludó al rector de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS); sin embargo, a los pocos minutos aseguró que los universitarios que protestan en las calles lo hacen ‘por platita y notita’. “Los docentes los mandan a quemar casas de diputados plurinacionales a cambio van a pasar”, indicó.

Criticó el paro indefinido que fue convocado por el Consejo Nacional de la Democracia (Conade) y llamó a sus partidarios a no responder a provocaciones. “Ellos están buscando un muerto para convulsionar al país", concluyó.

Más tarde, en conferencia de prensa el principal candidato de la oposición, Carlos Mesa, brindó un discurso a través de las redes sociales que fue transmitido por varios medios. “El partido de Gobierno ha ejecutado un gigantesco fraude electoral, el pueblo boliviano no está dispuesto a permitir lo que pasó en 2016”, señaló.

Mesa pidió la convocatoria a la segunda vuelta electoral, pero además que sea administrada de manera idónea, transparente e imparcial.

“Convocamos a la ciudadanía, a la Coordinadora en Defensa de la Democracia a mantenerse firme pacíficamente hasta que se logre el respeto del mandato popular”, concluyó Mesa.

El 20 de octubre se llevó adelante las Elecciones Generales de Bolivia. El Tribunal Supremo Electoral inició ese mismo día la Transmisión de los Resultados Electorales Preliminares (TREP) y cuando había alcanzado más del 80% de la votación este sistema paralizó los resultados.

Un día después, el sistema se reanudó con más del 95% de avance en el cómputo de votos, otorgando sorpresivamente al MAS, el partido oficialista, una ventaja cercana al 10% en comparación con el segundo, lo que evitaba una segunda vuelta. Esto desató manifestaciones de protesta en todo el país.