Escucha esta nota aquí

La instrucción que recibieron los sectores afines al MAS es que el martes 9 de julio salgan todos a trabajar. Ese día apostarán a romper el paro cívico convocado por el Comité pro Santa Cruz para exigir la renuncia de los vocales del Órgano Electoral. Además, solicitan a la Policía que haga respetar el derecho al libre tránsito.

Desde el otro lado de la acera, la dirigencia cívica advierte que el MAS, entre líneas, está convocando a la violencia. También reivindica el derecho a la protesta que está contemplado en la Constitución Política del Estado.

El diputado oficialista Henry Cabrera dijo ayer, en EL DEBER Radio, que el MAS se declaró en emergencia e instruyó a los sectores de la economía informal que acudan ‘normalmente’ a sus lugares de trabajo. El parlamentario no descarta probables enfrentamientos durante el desarrollo del paro cívico.

Además, Cabrera calificó como político el paro porque, en su criterio, con esta movilización se busca favorecer a los opositores y a los miembros de las plataformas que buscan mostrarse para ocupar un espacio en las listas de candidatos a la Asamblea Legislativa Plurinacional.

“El pueblo es el llamado a decidir, libre y espontáneamente, si paran o no, sin que se le obligue porque hay riesgo de enfrentamientos”, sostuvo Cabrera.

Por su lado, el presidente del Comité pro Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, afirmó que “el MAS está en emergencia desde el 21 de febrero de 2016, cuando la mayoría de los bolivianos votó por el No a la modificación del artículo 168 de la Constitución Política del Estado, que contempla la reelección por un solo periodo de Gobierno.

“Está claro que la población quiere la vigencia de la democracia, y es lo que pide a través del paro; además del derecho constitucional a la protesta”, aseveró.

Respecto a la advertencia de Cabrera, el dirigente cívico considera que es “la clásica intimidación al pueblo. Eso demuestra que ellos (oficialistas) buscan enfrentarnos, pero nosotros haremos una lucha pacífica”.

Camacho dijo que el sector gremial y del transporte, respaldan plenamente el paro cívico, por lo que descartó enfrentamientos.

Por otro lado, el dirigente de Juventudes del MAS, Reynaldo Ezequiel, descartó salir a las calles para contrarrestar la medida

Tags

Comentarios