Escucha esta nota aquí

La contagiante melodía interpretada por el grupo Las Majas, daba la bienvenida. Día especial en fecha especial para los Personajes de EL DEBER 2017. El salón Pedro y Rosa, lugar de los eventos más importantes del Diario Mayor, fue el escenario de la entrega del Patujú de Bronce a un grupo de personas que sobresalieron a lo largo del año que se va.

Los conductores de EL DEBER Radio, Paola Valdivieso y Jorge Gil fueron los maestros de ceremonia que tras dar la bienvenida, invitaron a Cecilia Dorado, jefe de redacción, para la apertura del acto. "Hemos querido destacar la labor de quienes muchas veces no son titulares pero cuyo trabajo es para reconocer", dijo. Los galardonados, expectantes.

Puedes leer: Patujú: conoce a los personajes del año

Acto seguido comenzó la entrega del Patujú, uno a uno, iniciando por el área Santa Cruz que premió a la unidad educativa Sagrado Corazón y que lo recibió Mercedes Almendras. El proyecto socio comunitario productivo que ejecutaron, los hizo acreedor del premio del Gobierno de Emiratos Árabes Unidos en la categoría escuelas globales. Ganaron $us 100.000.

El acto se llevó a cabo en el salón Pedro y Rosa de EL DEBER

Luego fue el turno de resaltar el trabajo de la Biblioteca del Bicentenario de Bolivia (BBB) y el encargado de recibirlo fue Farit Rojas, director del centro de investigaciones sociales de la vicepresidencia. "Es un orgullo para nosotros", resaltó tras recibir el galardón de manos del editor del área, Ricardo Herrera. Fuertes aplausos de una sala que lucía casi llena.

Entre los asistentes, en la segunda fila del salón, estaba Reynaldo Ramírez que miraba expectante. ¿Quién? Pues nada menos que el hombre que tras dos años de estar preso en Palmasola -acusado de un asesinato que no cometió- logró salir libre gracias al trabajo que comandó el capitán Cristian Sánchez, premiado por el área de seguridad. "Al comienzo fue una situación difícil para Reynaldo, pero logramos llegar a la verdad", dijo Sánchez ya con el Patujú entre sus manos entregado por el editor Cristhian Peña y Lillo y en medio de fuertes aplausos.

Las Majas le pusieron el ritmo al acto

El área Mundo se inclinó por el juez Sergio Moro, de Brasil, por procesar a políticos en el mayor caso de corrupción de la historia en ese país. Carlos Morales, editor del área, leyó una carta enviada al juez. Luego vino el ritmo de Bonny Lovy (galardonado por el área Extra) al que se le entregó el premio hace unos días, de manos del editor, Carlos Orías. "El premio de solo saber que viene del diario más importante de tu país, lo dice todo", dijo en el video el artista.

Sociedad eligió al oncólogo Amaru Calzada y entregó el Patujú Gina Justiniano. Calzada dijo que fue "muy difícil retornar al país" pero que decidió apostar y acertó. Acto seguido Economía premió a Jalasoft, tras el primer smartphone hecho por y para bolivianos destacando que dentro de las empresas es un hito lograr que las tecnologías tengan un sello nacional. La editora de economía, Carla Paz, se encargó del reconocimiento.

Kiro Russo fue elegido por escenas -entregó el premio Sandra Quiroga-, fruto de la labor del colectivo Socavón Cine. El director de Viejo Calavera brilló con su ópera prima que batió récords y fue aplaudido en importantes festivales del mundo del cine.

Séptimo Día eligió a los familiares que buscan incesantemente a sus familiares desaparecidos. El editor Leopoldo Vegas entregó el premio María Rita Hurtado. Deportes cerró el emotivo acto premiando a Micaela Meneses, una campeona mundial de raquet que se abre camino en base a puro esfuerzo. Rainer Durán, editor del área, le entregó la estatuilla.

La web se inclinó por Michael Sayman, el 'niño prodigio' de padre boliviano y madre peruana, que tras cuatro años de estar como Product Manager en Facebook, fue fichado por el gigante Google. Sayman, ahora con 21 años, encara un proyecto que busca la interrelación entre el humano y la inteligencia artificial.

Luego los galardonados y cada uno de los invitados disfrutaron de un vino de honor en el que aprovecharon para desearse buenos deseos. El Patujú 2017 está en buenas manos.