Escucha esta nota aquí

“Es muy duro y es una pena que no encuentren solución a un problema que afecta a tanta gente”, así se expresó Félix Cuéllar (71) que aguardaba junto con su esposa Modesta Cuchallo (64) noticias de su nieta de nueve años que está siendo atendida en el hospital de Niños Mario Ortiz.

Esta familia, al igual que muchas otras, primero acudió a una clínica privada para hacer  la  consulta médica frente al paro de los  galenos que ha paralizado por más de 40 días los hospitales públicos y de la seguridad social exigiendo  la abrogación del Código del Sistema Penal.
Manuela Chuvé también llegó desde San Ignacio de Velasco con su esposo enfermo y fue atendido en emergencia del hospital San Juan de Dios. “Todos nos perjudicamos con este problema, porque las emergencias se llenan”, relató.

Otra mujer que llegó desde Roboré con su marido con problemas en el estómago dijo que en principio les dijeron que en el San Juan de Dios no había campo, por eso se fue a una clínica. “Gastamos Bs 10.000 y ya no tenía nada más, por eso lo saqué y me lo estaba llevando a mi casa, pero una mujer me animó a que lo trasladé al San Juan de Dios, gracias a Dios lo atendieron de emergencia y ya está recuperando”, dijo.

Mucha espera 

Liliana Suárez llegó muy temprano a la Caja Petrolera de Salud (CPS) en busca de tratamiento contra la conjuntivitis, pero tuvo que esperar dos horas para ser atendida, el servicio de Emergencia de dicho centro se encuentra saturado debido al prolongado paro médico y al brote de conjuntivitis. “Hay hartísima gente. Hay varios con los ojos irritados como yo. Duele mucho, pero no queda más que esperar”, dijo la mujer que salió del lugar con un colirio para aliviar sus síntomas.

Martha Funes, que estaba con el mismo mal, se cansó de esperar y decidió marcharse para buscar una farmacia donde comprar un medicamento. “Estoy aquí desde las ocho y hasta ahora (las 10:00) no me atienden. No tengo plata para ir a un oculista, así no me queda más que ir a una farmacia”, dijo.

Comentarios