Escucha esta nota aquí

La subvención al precio de la gasolina bajó de $us 1.000 millones a $us 300 millones (entre 2013 y 2016), gracias a las inversiones en las refinerías, según el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez. Tan solo entre 2007 y 2014 Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) destinó $us 358,1 millones a la modernización de las refinerías Guillermo Elder Bell y Gualberto Villarroel.

YPFB pasó de producir 40.000 barriles diarios de crudo en 2006 a 62.000 barriles al día en 2016, explicó Sánchez.

Por su parte, el presidente de YPFB, Óscar Barriga, durante su participación en el programa Asuntos Pendientes de EL DEBER Radio, dijo que de los cinco millones de litros de gasolina que se consumen al día en Bolivia, entre el 92 y 95% es de producción nacional. El resto es importado.

“En capacidad, ya somos autosuficientes para producir el total de nuestras gasolinas; sin embargo, tenemos que contemplar dos aspectos. El primero, es que el parque automotor tiene un crecimiento de 150.000 vehículos por año. El segundo, es que si se considera ese crecimiento, los volúmenes de gasolina que se demanda van aumentando en esa proporción (entre 5 y 7% anual)”, explicó el titular de la estatal.
En cuanto a los países que más venden gasolina a Bolivia, Argentina ocupa el primer lugar, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística. Hasta septiembre de 2017,  ingresó por la venta de ese producto al país, $us 93,9 millones. El año pasado, el monto ascendió  a $us 80,8 millones. 

Chile es el segundo proveedor de gasolina importada a Bolivia. En los primeros nueve meses del año el monto ascendió a $us 28,05 millones. En 2016, el país pagó a ese mercado por el producto $us 30,3 millones. Actualmente, de entre un 5 y 8% que YPFB importa como aditivo o gasolina, a precios actuales de WTI, existe una subvención de entre 0,80 centavos a 1 Bs por litro. 

Polémica por la importación 

El diputado de Unidad Demócrata (UD), Luis Felipe Dorado, la semana pasada señaló que desde hace mucho tiempo el Gobierno le compra a Chile gasolina de 90 de octanaje, la cual luego ‘rebaja’ con aditivos para venderla como gasolina especial.

Dorado criticó que el Gobierno compre sin avisar al pueblo boliviano, porque al final, con esa comercialización, hace crecer a la economía chilena, además no descartó que la gasolina chilena sea tóxica y peligrosamente contaminante al medioambiente.

YPFB en un boletín institucional aclaró que solo importa insumos y aditivos de empresas de varios países del mundo para la formulación y obtención de gasolina con el objetivo de garantizar el abastecimiento de gasolina especial en el mercado interno. Esos insumos son parte en algunas formulaciones de los diferentes tipos de productos desde una gasolina especial hasta un jet fuel, de acuerdo con la estatal petrolera.  

“YPFB abastece de manera diaria en promedio 5,2 millones de litros de gasolina especial, un porcentaje de insumos y aditivos es importado de empresas de diferentes países del mundo como Argentina, México, Perú, Brasil, países del Golfo Pérsico y otros, entre ellos de una empresa de Chile, esta última representa menos del 2,5% del volumen comercializado en el país”, indicó el vicepresidente nacional de operaciones de la estatal petrolera, Gonzalo Saavedra.

No es gasolina chilena

Gary Medrano, director de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), en una entrevista con radio Patria Nueva, explicó que Bolivia no compra gasolina, ni aditivos de Chile, sino que solo utiliza sus puertos para el ingreso de los productos que se requieren. 

“Chile no produce gasolina, ni diésel, ni GLP. Lo compra todo desde afuera. El hecho de que grandes cantidades de mercadería para Bolivia ingresen por Arica o  Iquique no significa que sean productos chilenos”, manifestó Medrano.

En Bolivia se venden cinco millones de litros de gasolina especial de cuya cantidad cuatro millones salen del petróleo crudo que produce YPFB juntamente con el condensado que se saca del gas, dijo Medrano. 
 

Comentarios