Escucha esta nota aquí

Los edificios del Tribunal Electoral Departamental (TED) y el Servicio de Registro Cívico (Sereci) se convirtieron en dos hogueras a partir de las 22:00 del pasado martes. Las noticias que empezaron a circular por las redes sociales daban cuenta que los autores presuntamente fueron miembros de un grupo de manifestantes que denuncian el fraude electoral, y que, en protesta, tomaron esas oficinas y les prendieron fuego.

La Policía logró dispersar a los manifestantes y un centenar de bomberos llegaron para ponerse manos a la obra a apagar las llamas. Pero el trabajo no fue nada fácil. En ese esfuerzo por apagar el fuego, también se supo que dos civiles y un bombero fueron evacuados a un centro de salud tras haber presentado síntomas de intoxicación por el humo que se fue acumulando en los recintos. El director de la Fuerza Especial de Lucha contra la Violencia, (FELCV), Paul Saavedra, fue internado en una clínica porque resultó herido en una pierna durante el incendio.

Durante la mañana de ayer un grupo nutrido de bomberos continuaba haciendo su trabajo porque el fuego no había sido extinguido.

Cuando el sol del miércoles se posaba en lo alto del cielo continuaban combatiendo algunos brotes de llamas que se negaban a ser exterminadas. Mucho después, cuando el fuego ya había sido aplacado, quedó un escenario en ruinas. Las llamas ingresaron al interior del TED y del Sereci para destruirlo todo, y lo que no logró quemarse, como los vidrios, éstos explotaron o se rompieron. 

El color negro reinaba en los recintos y el olor a cosa quemada, a humo acumulado estaba en el ambiente. Dentro de las oficinas, los escritorios y los muebles, las computadoras y los teléfonos que fueron alcanzados por las llamas se convirtieron en objetos inservibles, en plástico destruido y derretido.

El comandante departamental de la Policía, Igor Echegaray, dijo que no se va a tolerar ningún acto de vandalismo porque la Policía está para guardar el orden, que respeta el derecho al paro, pero que no tolerará los excesos porque se atenta contra la seguridad de los ciudadanos y de los mismos policías y provoca un ambiente de incertidumbre. Dijo que su uniforme está para servir a la sociedad y para hacer cumplir la ley.

El incendio penetró las entrañas del edificio del Sereci y del TED, a tal punto que los bomberos, obligados por la situación, para apagar el fuego, tuvieron que perforar algunas paredes para meter las mangueras y sofocar así el incendio que hacía de las suyas en el interior de los edificios. Los trabajos tuvieron que hacerse con extremo cuidado porque el techo crujía y amenazaba con colapsar.

Desde el Comando Departamental de la Policía informaron que de las 38 personas que fueron detenidas, 8 fueron liberadas porque se trataba de menores de edad. Las 30 personas adultas fueron pasadas a disposición de la Fiscalía.

Por su parte, el Tribunal Electoral Departamental (TED) repudió de forma categórica el incendio, calificándolo de un hecho vandálico y exigió que se apliquen las drásticas sanciones penales contra los autores.