Escucha esta nota aquí

Las pequeñas calles de tierra de la comunidad Alto Sabaya están vacías. Es el lugar donde vivía Macario G.H., el paciente que falleció por una enfermedad viral en Caranavi, La Paz, y que fue atendido por la internista Ximena Cuéllar Alípaz, que también murió con diagnóstico parecido.

El pequeño poblado, con siete casas, está desolado. En Sabaya, más abajo de esta zona, la población está asustada. Quiere saber qué pasó con Macario y los riesgos que existen ahora. En estas comunidades conviven con el vector del virus: ratas que dañan sus sembradíos y hasta matan a sus pollos.

Basilia Quispe vive en la comunidad Sabaya, que está a 45 minutos de Caranavi, cerca de la vivienda de Macario. Lo conocía bien y no puede creer que un virus haya matado a su vecino. Siente temor por su familia. Tiene dos hijas pequeñas que juegan al aire libre, en lugares por donde suelen haber ratas.

“No sabemos qué está pasando. No nos dicen qué debemos hacer, no sabemos cómo cuidarnos y cómo cuidar a nuestros niños. Acá hay ratas, no ratones. Son grandes y perjudican nuestras áreas de cultivo”, lamentó Basilia.

Macario se dedicaba a la agricultura. El último lugar donde trabajó fue en el municipio de Guanay. Su familia cuenta que el hombre tenía fiebre y sangrado de nariz antes de ser llevado al hospital de Caranavi.

Lo recuerdan como buena persona y amante de la música. Tocaba la trompeta en una banda, en sus tiempos libres. Su hijo mayor también enfermó, pero salió del peligro y se evaluará a los demás familiares de su entorno.

Jorge Limachi vive en la comunidad Carrasco Reserva. El lugar está cerca de la zona donde radicaba Macario. El comunario se alerta al saber que las ratas son los portadores del virus.

Jorge pide a las autoridades que se ejecute un plan para evitar infecciones. “Acá los niños juegan en todo lado. Hay escuelas que nunca fueron fumigadas. Se debe trabajar para que conozcamos qué hacer”, dice el hombre.

La ministra de Salud, Gabriela Montaño, informó ayer de que un Arenavirus afectó a la médico internista y al poblador de la comunidad Alto Sabaya, ya fallecidos. El mismo mal afecta a dos médicos que están internados en la ciudad de La Paz.

Exterminio de ratas

La Alcaldía de Caranavi ejecutará un plan para exterminar a las ratas que están en el área rural. La instancia está a la espera de los elementos químicos y se prevé que la próxima semana se inicie con este trabajo.

Mientras, la comisión del Ministerio de Salud que llegó al lugar tiene previsto visitar las comunidades de Caranavi para verificar la presencia de ratas. Ayer, hizo una inspección al hospital municipal donde trabajaba la internista Ximena Cuéllar y donde murió Macario.

Tags

Comentarios