Escucha esta nota aquí

Los cuerpos de los ocho trabajadores, fallecidos el miércoles a causa de la explosión en el interior de la  mina Santa Elena Boca, ya han salido del coliseo cerrado de Huanuni, donde fueron velados desde anoche, hasta su última morada, en camposantos de Huanuni y de Llallagua, según reporta el corresponsal de EL DEBER, Emilio Huáscar Castillo. 

En Llallagua será enterrado Roberto López Torrejón, oriundo de este lugar situado en el norte de Potosí. En vida, según cuentan sus familiares, pidió a sus hijos que si algún día le pasaba algo lo sepultaran en su tierra. Trabajaba desde hace 11 años en la Empresa Minera Huanuni y deja ocho hijos en la orfandad.

Te puede interesar:

La tragedia enlutó a Huanuni la madrugada del miércoles cuando una explosión, cuya causa aún se investiga, acabó con la vida de ocho mineros y dejó más de una decena de heridos. Según un informe de la Caja Nacional de Salud (CNS), 11 personas se recuperan en esas instalaciones.

El miércoles por la tarde, el dirigente de la Central Obrera Boliviana (COB), Juan Carlos Huarachi, acusó a los 'jukus' (ladrones de minerales) de estar detrás de la explosión y de generar una pérdida mensual de 2 millones de dólares. A su vez, este jueves, el ministro de Minería, César Navarro, bajó esa cifra a 1 millón.

El último adiós a los mineros de Huanuni: