Escucha esta nota aquí

Esta iba a ser la elección de los millennials, de los jóvenes adultos que iban a saltar la generación X y que incluso tenían la posibilidad de llegar al poder si se organizaban. Son el 40% del padrón de electores, pero solo uno de ellos llegó a una candidatura. Se trata de Israel Rodríguez, de Frente Para la Victoria, que en la encuesta de CiesMori no llegó al 1% de intención de voto y va cambiando dos veces de acompañante de fórmula.

Hasta el momento, un tercio de los millennials, el 33% de las personas que tienen entre 25 y 35 años va a votar por Evo Morales, mientras que el 31% se decanta por Carlos Mesa.

En los rangos etarios elegidos por la encuestadora, el millennial es el que proporcionalmente apoya menos a Evo, que es más popular entre los más jóvenes (18-25) y entre los mayores de 45 años, El segmento millennial que apoya a Mesa es citadino y con grado universitario. Casi una definición precisa de lo que conocemos por ‘clase media’.

Cuando se cruzan variables, como proponer una especie de elección solo con Morales y Mesa en la papeleta, este grupo etario no termina por definirse como totalmente mesista. La ventaja se va hacia el postulante de Comunidad Ciudadana, pero solo por un 6% y no alcanzaría para compensar la diferencia que Morales saca en el resto de los grupos etarios.

Mirna Yucra, docente y socióloga, cree que la mayor molestia de los millennials es que en 13 años de Gobierno no han visto ningún cambio en sus posibilidades de empleo y no han podido acceder a trabajos del Estado sin ser parte de un partido. “No han tenido un cambio en sus vidas como por ahí lo han experimentado personas de más edad, que ya tenían un negocio antes de este Gobierno”, dice.

Asegura que muchos han decidido irse del país. Lo ven en las aulas de su escuela, niños creciendo solos o entre sus amigos, jóvenes emprendedores que se quejan de los sucesivos “hachazos” de Impuestos Internos. “Eso los impulsa a votar contra Evo. Para ellos el cambio es la única opción”, dijo.

 

Comentarios