Escucha esta nota aquí

Los dirigentes del sector privado consideran que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de Bolivia no se da solo con la inversión pública, y para ello precisan que el Estado propicie la inyección de recursos en todos los sectores de la economía.

Los líderes empresariales coincidieron luego de escuchar el mensaje del presidente Evo Morales y su apuesta de desarrollo.

Fernando Hurtado, presidente de la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco), dijo que quieren lograr un crecimiento económico sostenido por muchos años que garantice la mejora social y que los que han salido de la extrema pobreza recientemente, no vuelvan a caer en ella. “Ese crecimiento no se da solo con inversión pública y consumo interno; hace falta la inversión privada.

Para ello, necesitamos que el Estado facilite la iniciativa empresarial”, afirmó. Un factor fundamental en ese apoyo -según Hurtado-es la legislación laboral, que debe incentivar la generación de nuevos empleos y permitir que se premie la productividad.

Los industriales concuerdan con Cainco. Ibo Blazicevic, titular de la Cámara Nacional de Industrias, sostuvo que para alcanzar un PIB de $us 60.000 millones el 2025, como anunció Morales, se requiere crecer más del 5% anual y no solo con inversión pública, sino con inversión privada.

Actualmente, la inversión es alrededor del 70% pública y 30% privada. Para lograr la meta trazada se debe equilibrar la inversión pública y privada.

En este sentido, la CNI cree que es menester contar con un Estado promotor de la inversión privada que luche contra el contrabando e informalidad, genere condiciones laborales, salariales y tributarias competitivas.

Sobre la lucha al contrabando, el primer mandatario admitió que “el sector privado y la opinión pública valoran estos esfuerzos, que aún resultan insuficientes para eliminar por completo este problema”. Morales también hizo algunas proyecciones y cifró el PIB en $us 43.738 millones para 2019 (el Mi 

nisterio de Economía lo estimaba en $us 44.921 en el Presupuesto General del Estado) y más de $us 60.000 millones para 2025. En 2018 fue de $us 40.800 millones.

Al respecto, el analista Roberto Laserna sostuvo que el Gobierno se resiste a reconocer que el crecimiento económico de la última época tiene su sustento en la bonanza exportadora, que no solo alentó la producción de hidrocarburos, minería y agroindustrial, sino que alimentó el gasto fiscal y atrajo importaciones que ampliaron el mercado interno.

Industrialización y agro

En su alocución,el vicepresidente Álvaro García Linera planteó trazó tres desafíos: la consolidación de la industrialización de las materias primas, fomentar la expansión del agro, ampliando la frontera agrícola y fomentar el acceso a la ciencia y tecnología, con créditos y becas. Sobre ello el economista Luis Fernando García precisó que no hay condiciones para producir y ampliar mercado debido a que los impuestos altos, leyes y aumentos salariales complican la inversión privada.

Tags

Comentarios