Escucha esta nota aquí

Marlene Sánchez Ávila tiene una niña de tres años y ha decidido salir a las calles para reclamar acciones concretas ahora para revertir el cambio climático, también desde Bolivia. Agarra un megáfono en la plaza 24 de Septiembre y llama a los jóvenes a movilizarse por el planeta.

“Muchos me dicen por qué estoy en estas cosas y por qué no voy a cuidar a mi hija. Pero qué futuro tiene mi hija si cuando llegue el año 2030 tendrá 14 años y el planeta que la cobijará estará en llamas sin retorno porque habremos incrementado la temperatura en dos grados centígrados”, afirmó.

“La gente que toma decisiones habla del futuro de Bolivia, pero en realidad no les importa lo que viene”, indicó.

Junto a Marlene, cientos de niños, jóvenes y activistas ambientales llegaron hasta la plaza principal de Santa Cruz para sumarse a la convocatoria mundial que hizo la activista sueca Greta Thunberg para que los políticos, los empresarios y los ciudadanos hagan algo ahora para evitar un desastre climático.

Padres de familia junto a sus hijos también se manifestaron por el planeta. “Está en juego nuestro futuro, no podemos quedarnos indiferentes”, gritó una mujer que participaba de la manifestación junto a su hijo de ocho años.

Miguel Jerez Pereira forma parte del profesorado de ciencias naturales Noel Kempff Mercado. Lleva en la cabeza la figura de un jaguar, animal en peligro de extinción que habita la Amazonia boliviana. “Estamos en huelga para que aquellos que tiene poder de decisión adopten medidas concretas contra el cambio climático y escuchen a la ciencia, porque los últimos informes del IPCC señalan que el incremento de las temperaturas está destruyendo el planeta, nuestro único hogar en el universo.

Los jóvenes cruceños se sumaron a las movilizaciones que también se realizaron ayer en La Paz y Cochabamba con el mismo tenor. “El cambio climático compromete a cada sistema de vida del planeta Tierra; no hay escapatoria, hacemos algo ahora o pereceremos”, aseguró Miguel.

El sociólogo Isa Amer también participó de la protesta. Según este líder islámico, “está surgiendo una esperanza pese a la indiferencia de los políticos”.

“Hay fuertes intereses económicos detrás de la depredación del planeta, con cambio climático o sin cambio climático ellos van a continuar presionando para producir más en función de sus intereses y no de los intereses del colectivo”, explicó el analista mientras alertó que es fundamental la participación de todos los sectores para que, realmente, haya un cambio.

Comentarios