Escucha esta nota aquí

Desde septiembre de 2018 hasta la fecha, 42 funcionarios renunciaron o fueron destituidos del Tribunal Supremo Electoral (TSE). La mayoría cumplía funciones en cargos de responsabilidad -directores o jefes de unidad- y en cargos de menor jerarquía.

La cifra se desprende de un recuento elaborado por la ANF sobre las renuncias y destituciones de personal de la máxima entidad electoral entre el 1 de septiembre de 2018 y el 1 de octubre de 2019. El TSE organizó este año elecciones primarias y comicios generales.

Todo empezó tras la renuncia del exvicepresidente del TSE José Luis Exeni; se agravó con la dimisión de Katia Uriona y luego que la presidencia recayó en María Eugenia Choque. Exeni renunció el 1 de octubre aduciendo problemas de salud, lo hizo tras la aprobación del reglamento a las primarias; luego Uriona se fue alegando que la sala plena llegó a una situación de “estancamiento” en temas importantes para la institucionalidad del OEP.

La vocal Dunia Sandoval dimitió el 30 de enero de este año, objetando la conducción con el que se direccionaba la labor del Órgano Electoral, reveló sus disidencias y observaciones y denunció que era “imposible” cumplir sus labores.

Otras áreas

La asesora Lucía Vargas renunció, mientras que al asesor general en el periodo de Exeni, Miguel Vargas, le pidieron su dimisión, e Iván Kucharsky dejó su cargo tras la salida de Sandoval, así fueron saliendo otros servidores.

El 9 de abril pasado, ANF publicó una nota en la que establecía que hasta esa fecha eran 30 las dimisiones, pero desde ese tiempo el número de funcionarios que decidió alejarse de la institución se incrementó. El senador opositor Arturo Murillo manifestó que este dato demuestra la inexistencia de institucionalidad en el Órgano Electoral. /ANF