Escucha esta nota aquí

Familiares, amigos y universitarios despidieron el cuerpo de Jonathan Quispe, el estudiante de 20 años que falleció el jueves, tras la protesta de la Universidad Pública de El Alto (UPEA). Con ánimos muy caldeados por el suceso violento, los dos centenares de personas que acompañaron el carro fúnebre hasta el cementerio de Villa Ingenio de El Alto arengaron protestas contra el Gobierno, pidieron justicia y, más tarde, exigieron el retiro de la poca prensa que asistió al cementerio.

Quispe fue herido mortalmente por el impacto de una canica, según el informe del ministro de Gobierno, Carlos Romero. De acuerdo con la autoridad, la bolilla fue disparada desde un petardo, versión que es contradicha por testigos que aseguran que Quispe fue asesinado por la Policía.

Sin diálogo
Luego del entierro del universitario Jonathan Quispe, la Universidad Pública de El Alto (UPEA) definirá mañana si asiste o no al diálogo convocado por el ministro de Economía, Mario Guillén. “Estamos esperando a que los ánimos se calmen. Estos días los ánimos han estado muy caldeados, por lo que el lunes decidiremos si vamos a asistir o no al diálogo con el Gobierno para pedir mayor presupuesto", dijo el rector de la UPEA, Ricardo Nogales.
Manifestó no tener ganas de estar peleándose con el Gobierno ni con nadie y lo único que quería era que le den más presupuesto para solucionar sus problemas. “Mi mandato termina en noviembre y hasta esa fecha voy a trabajar lo mejor que pueda", añadió. 

Por otro lado, el rector, a base de un informe por adelantado que le dieron peritos que estuvieron en la autopsia del cuerpo de Quispe, discrepó con las declaraciones del ministro de Gobierno, Carlos Romero, en sentido de que la herida mortal del universitario se debió a una canica disparada por un petardo. “Me dicen que no ha sido con la fuerza de un petardo porque no puede penetrar a cualquier cuerpo. Que debió ser con algún arma más contundente. Pero esperaremos el informe oficial escrito”, manifestó. Según la autoridad universitaria, por las declaraciones supuestamente tergiversadas de Romero se ha pedido su renuncia, la cual, en las próximas horas, será oficializada por la UPEA.
“La gente está indignada y se ha pedido la renuncia de Romero. Las bases nos están obligando a exigir su renuncia. Yo no tengo nada contra el señor ministro”, expresó.

El viernes por la noche, el ministro Romero defendió la versión de la canica asesina. En un programa de la red Abya Yala, aseguró que se realizó una investigación científica e infalible para establecer que la herida de Quispe fue causada por una bolilla. Explicó que la autopsia fue realizada de acuerdo a los procedimientos médicos y que cualquiera que sepa de medicina legal se daría rápidamente cuenta que el tamaño de la herida era demasiado grande e irregular ara corresponder a una bala. Aña-dió también que en ningún momento hubo enfrentamien-
to frontal entre la Policía y los manifestantes. 

Homenaje póstumo

Ramiro Limachi, director de Comunicación Social de la UPEA, señaló que de manera institucional la carrera a la que pertenecía Quispe ha solicitado ante el Honorable Consejo Universitario un reconocimiento póstumo y concederle la licenciatura en Comunicación. 

Dijo además que la lucha por un presupuesto de Bs 140 millones y la modificación a la Ley 195 "recién empieza". El rector Ricardo Nogales señaló, luego del velorio, que los ministros ya no son interlocutores válidos, por lo que desde el lunes insistirán en hablar directamente con el presidente Evo Morales. Por otro lado, explicó que la reunión con Doria Medina se realizó el año pasado durante una exposición y aseguró no tener ninguna clase de amistad con Doria Medina. “En toda lo universidad saben que no tengo ninguna vinculación con ningún partido político. Seguramente, más adelante me sacarán foto con el MAS", justificó.

Tags

Comentarios