Escucha esta nota aquí

Daniel Toroya no sabe si podrá realizar uno de sus más ansiados sueños: participar en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Justo cuando se entrenaba para alcanzar su marca esta competencia olímpica cuando fue atacado por una jauría de perros que, si no fuera por la intervención de unos transeúntes, pudieron haber acabado con su vida, según cuenta a EL DEBER.

Decidió empezar el año con pie derecho y entrenar desde el primer día, por eso ayer (miércoles) salió a correr por las calles de la capital de Oruro, su departamento natal, y ocurrió la tragedia que lo tiene postrado en cama. Los médicos que lo atienden estiman que su recuperación puede demandar al menos tres meses y los Juegos Olímpicos (JJOO) son en julio.

“Tiene heridas desgarrantes, la mayor parte en ambos miembros inferiores; sin embargo, lo que preocupa es una lesión profunda en el muslo izquierdo”, manifestó Ernesto Vásquez, responsable del programa de Salud Antirrábica del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Oruro. 

“Me salvaron la vida”
El atleta orureño recuerda que, como parte de su rutina de entrenamiento, salió a trotar por la zona noreste de la ciudad de Oruro. Después de 20 minutos de ejercicios, cinco perros comenzaron a atacarlo.

He tenido que lanzarme al agua para que paren, pero cuando salí volvieron a morderme. Fue entonces cuando aparecieron unas personas que los ahuyentaron, creo que me salvaron la vida”, señaló Toroya, postrado en una cama del hospital Oruro - Corea.

Afligido el atleta recordó que en las próximas semanas debía participar en una maratón, con el objetivo de lograr la marca mínima requerida que le permita competir en JJOO, que se realizarán desde el 24 julio hasta el 9 de agosto en la capital de Japón.

En espera de una evaluación

“Ojalá pueda volver a correr, tengo múltiples mordeduras en las piernas, pero la más grave está en los cuádriceps”, cuenta Toroya a tiempo de agregar: “Necesitamos un lugar para entrenar, muchas veces arriesgamos nuestras vidas practicando en las calles”. 

Absolon Lorgio, médico cirujano que atiende a Toroya, explicó que su paciente se encuentra estable. Ratifica que la lesión más grave es la del muslo izquierdo y, aunque se muestra esperanzado con que pueda participar de la competencia, sugiere esperar una evaluación final para tener claro el panorama. 

“Ha tenido mucha suerte, solo tiene una mordedura en la cara cuando es la zona que primero atacan los perros. Se necesitan cerca de tres meses para que el músculo se regenere y pueda volver a la actividad”, señaló.

A continuación, mira la entrevista al atleta: