Escucha esta nota aquí

Pablo Ortiz


A una semana de ir a votar, los partidos con mayor intención de voto apuran sus campañas para tratar de pescar los votos de los indecisos. 

Con una proyección que indica que cada voto emitido será crucial para saber si hay una segunda vuelta electoral o si Evo Morales gana en el sufragio del domingo, los postulantes a la Presidencia del Estado hasta cruzan la vereda para tratar de hablarle al militante ajeno para convencerlo de que vote por él.

Ayer, Evo Morales desafió el paro Cívico de Potosí y cerró campaña en esa ciudad, no sin incidentes . 

El candidato a la reelección, machaca sobre el ‘futuro seguro’, es decir sobre la estabilidad política y económica como sus principales armas para reconquistar el voto del electorado.

 También ha puesto en cancha la ‘defensa del proceso’ al sacar temores que no se escuchaban desde 2009, como presuntos intentos de golpes de Estado, todo gracias a la retórica del cabildo de Cochabamba, que no descartó recurrir a las Fuerzas Armadas ante una victoria ‘fraudulenta’ de Morales.

Sin embargo, el núcleo de la campaña oficialista sigue siendo el mismo: industrialización del país. Es como si el Movimiento Al Socialismo quisiera convertir en votos la aprobación de gestión de Morales, que es del 51%, según la última encuesta de CiesMori.

Opositores

Por el lado de Mesa, la estrategia parece ser comerse a Óscar Ortiz y a Chi Hyun Chung. 

“Nosotros pedimos al votante de otras candidaturas que se dé cuenta que este momento nos jugamos por la democracia y que votar por Comunidad Ciudadana es votar por dos cosas: votar por la democracia y por un proyecto político viable”, dijo Mesa ayer. Esta estrategia se replica en sus candidatos regionales, que incluso comparten memes en los que dicen que ni siquiera importan sus propuestas: “No se trata de votar por el candidato con mejores propuestas, se trata de quitar a un dictador del poder”, se puede leer en un meme compartido por una candidata cruceña de Comunidad Ciudadana. “Ni Chi ni Mesa llegan a segunda vuelta y sin importar cuánto te gusten, es Mesa el que puede ganar de hacerse posible la segunda vuelta”.

Mientras tanto, Ortiz lastrado por las últimas encuestas, busca la épica y se refugia donde Chi es menos dañino para su intención de voto: las provincias. 

Las encuestas de CiesMori demuestran que el fuerte del candidato nacido en Corea del Sur es urbano y profesional y Ortiz se fue San Ignacio de Velasco y San José de Chiquitos para cuidar lo que quede intacto en su patio. También se vio un fuerte trabajo de sus candidatos territoriales en Santa Cruz de la Sierra, mientras su candidata a la vicepresidencia, Shirley Franco estuvo más ocupada de La Paz.

Mientras Chi gana notoriedad internacional y le ha robado el mote de ‘Bolsonaro boliviano’ a Víctor Hugo Cárdenas, su campaña se comienza a concentrar en ciudades intermedias. Hoy recorrerá la zona más colonizada de la Chiquitania, San Julián y Cuatro Cañadas.

El resto de los candidatos principales tiene un cierre de menor intensidad. Ayer reapareció Félix Patzi, del Movimiento Tercer Sistema, para asegurar que Morales no entregará el poder si pierde las elecciones y afirma que su ex partido está en decadencia, que ni quiera llegará al 30% (la mitad de la votación que obtuvo en 2014), porque Mesa, Ortiz y Chi le restan electores. Según las encuestas, el Gobernador de La Paz pierde la sigla de su partido al no llegar al 3% de los votos

Mientras, Virginio Lema se aferra al oriente para salvar la sigla del MNR y hasta comparte un video de Percy Fernández en el que el alcalde cruceño recuerda que son los grandes partidos los que introducen grandes revoluciones.