Escucha esta nota aquí

El Gobierno, a través de la Unidad de Proyectos Especiales (UPRE), conocido como el programa Bolivia cambia, Evo cumple, desembolsó Bs 11, 7 millones y la Gobernación de La Paz puso otros Bs 1,1 millones para la edificación del hospital de Adepcoca, que desde el jueves fue convertido en mercado.

La obra terminó de construirse en julio de 2016 y fue entregado por el propio vicepresidente Álvaro García Linera.

“Para defender esos recursos, lo que nos corresponde es iniciar un proceso penal en contra de los avasalladores, porque nosotros estamos considerando como un avasallamiento a una construcción, a una inversión pública estatal, tanto del Gobierno central como de la Gobernación; estamos hablando de Bs 12,8 millones”, dijo ayer el gobernador de La Paz, Félix Patzi.

Recordó que cuando se produjo el desembolso estaba como primera autoridad departamental el actual ministro de Desarrollo Rural, César Cocarico.

La ejecutiva de las mujeres campesinas de Cofecay, Rosmery Alarcón, justificó la toma del hospital porque los dirigentes de Adepcoca no los dejaban entrar al mercado de Villa Fátima a vender su coca y ellos se vieron obligados a buscar predios donde puedan comercializar su producto.

Ayer, los letreros de emergencias y atención médica fueron cubiertos con plásticos y los campesinos insistían que el edificio estaba abandonado, al igual que la planta de industrialización Bi-mate que se encuentra al lado y que también fue tomada por los avasalladores.

Según el exdirigente Gregorio Chamizo, este hospital se edificó sobre 2.800 metros cuadrados y la fábrica de mates tiene 1.200 metros cuadrados. Además del mercado de coca, tienen otros dos terrenos de 1.000 metros cuadrados, cada uno, en esta zona de la ciudad de La Paz.

Los miedos

Ayer, la dirigencia paralela convocó a los medios de comunicación a una supuesta conferencia de prensa y, pese a que proclamaron la transparencia como eje de sus actos, no permitieron el ingreso de la prensa al interior del hospital y los campesinos hostigaron a los periodistas.

Dormitorios para médicos residentes; diez consultorios, sala de ecografía, ambiente de rayos X, sala de neonatos con incubadoras y dos quirófanos, ahora son galpones de coca

Tags

Comentarios