Escucha esta nota aquí

El presidente Evo Morales visitó esta mañana el albergue de animales 'Laika', en la ciudad de La Paz y adoptó un cachorro de nombre 'Gringo'. Bromeó diciendo que tendrá que hacerlo llevar con su equipo de seguridad a la Casa Grande del Pueblo, para que coma.

La máxima autoridad nacional recordó que cuando trajo a su hijo Álvaro a vivir a la residencia presidencial en La Paz, tuvo que hacer algo similar, debido a que, por su apretada agenda, no pasaba tiempo con él, saliendo a las 05.00 y retornando a las 23.00.

"Con tanto compromiso, a las cinco de la mañana yo lo dejaba durmiendo al chico, estaba en primero o segundo de secundaria y en la noche vuelvo a las 10, 11 de la noche, pero seguía durmiendo el chico, al día siguiente quería despedirme, pero seguía durmiendo, también lo dejé a las cinco de la mañana, vuelvo a las 10, 12 de la noche, seguía durmiendo, lo hice despertar y me dice 'papi, cuando por lo menos vamos a comer', me ha dolido bastante eso, claro, tenía comida por demás, pero quería comer conmigo, después inventé lo siguiente, dejé durmiendo, le dije al equipo de seguridad que lo cuide y que haga despertar para llevarlo al palacio para desayunar y almorzar", recordó el mandatario.

Morales sorprendido por el regalo:

Señaló que tendrá que adoptar similar práctica con el cachorro. "Eso voy a tener que hacer con el 'Gringo', que venga a comer y almorzar a la Casa Grande del Pueblo", afirmó en medio de risas de los presentes.

Evo además le cambió el nombre al can. "Si reconozco como gringo, tal vez van a pensar que es Gringo González, alguna gente se va a molestar de 'Gringo', por eso voy a cambiar de nombre, en vez de ‘Gringo’ ahora se llamará 'Ringo'", concluyó.

Comentarios