Escucha esta nota aquí

Rafael Veliz

Fue un cierre de campaña asediado por protestas. Evo Morales inició su discurso en la tarima principal del Cambódromo, a la altura del sexto anillo, a sabiendas de que a dos kilómetros de distancia, a la altura del cuarto anillo y avenida Mutualista, grupos de jóvenes se enfrentaban con piedras a la Policía, en su afán por ingresar al acto. Por esto, entre sus primeras palabras llamó a sus militantes a la unidad frente grupos ‘separatistas’ opuestos a los logros macroeconómicos y sociales que expuso a lo largo de su discurso.

“Quienes intentan la violencia, atentan contra la democracia. Pero el pueblo, el mundo, está viendo de donde vienen las agresiones, de pequeños grupos. Mientras estemos unidos vamos a seguir derrotando a la gente que no quiere al pueblo boliviano, a los separatistas, neoliberales y ‘vendepatrias”, expresó.

La refriega de los jóvenes con la Policía comenzó casi en paralelo con el ingreso de Evo Morales al Cambódromo, a las 19:00, y una hora después el olor de los gases amenazaba con llegar hasta la zona del acto esparcido por el viento sur. Ese multitudinario grupo de gente al que Morales emocionado denominó ‘el verdadero cabildo del pueblo’. “¡Santa Cruz, es un pueblo democrático!, es un pueblo pacífico¡”, enfatizó.

En lo central de su discurso, como en otros actos proselitistas, el presidente enumeró los logros de su gestión e instó a compararlos con los programas de los candidatos de oposición que -a su criterio- pretenden volver a la política de privatización de las empresas estratégicas.

“La semana pasada dijeron que si ganan las elecciones van a ser un Estado regulador. Es decir, que no van a invertir, solo van a regular, ¿a quiénes?, a los privatizadores, a las transnacionales. Si el Estado no genera divisas con qué plata va a atender la demanda del pueblo boliviano”, afirmó.

Además, Morales desplegó una serie de promesas destinadas a la región, que van desde el incentivo al sector privado y productivo, con proyectos como el de Viru Viru Hub, para la ampliación de vuelos internacionales; Puerto Busch, para ampliar la capacidad exportadora por el Atlántico, o el retrasado proyecto de la industrialización del acero del Mutún.

También mencionó beneficios para grupos poblacionales de diferentes estratos, como un crédito para jóvenes, que contempla la reducción del requisito de ingreso salarial para acceder a una vivienda social, de Bs 5.000 a Bs 2.500, programas de vivienda para madres solteras, y la construcción de asilos para adultos mayores.

Recordó que ya se concretó la exportación de carne al mercado chino, y dijo que se espera que la venta se expanda a café y quinua.

Consigna ‘futuro seguro’

Adriana Salvatierra, senadora y candidata a primera diputada de Santa Cruz, destacó la masiva respuesta de los militantes del MAS.

“Aquí está la juventud que hoy como nunca puede acceder a la atención gratuita y cuenta con un futuro seguro que solo es garantizado por el presidente Evo Morales, aquí está Santa Cruz que tiene garantizado su futuro”, afirmó.

Salvatierra dijo que el voto seguro es el que garantiza el futuro seguro que, según ella, está contemplado en el programa de la nueva gestión de Gobierno propuesto por el MAS.

Rolando Borda, dirigente de la COD y candidato a segundo senador por el MAS, destacó también la estabilidad económica del país, frente a la crisis que atraviesan países vecinos, como Argentina o Ecuador, y advirtió que si no se apoya al proceso de cambio el país puede seguir una ruta similar.

Borda se refirió también a la presencia masiva de los militantes masistas, pese a que activistas de la Unión Juvenil Cruceñista convocaron una vigilia.

“Somos la cultura del voto, no somos de la cultura del bate, han tratado de amedrentar a través de las redes sociales para que no venga el pueblo, pero, aquí está la conciencia de la gente, del pueblo”, afirmó Borda.

El discurso de Morales fue antecedido por el grupo peruano de cumbia, hermanos Yaipén, el cual también tocó para la despedida de la multitud que se retiró sin verse afectada por las protestas.