Escucha esta nota aquí

En el marco del festejo por los 194 años de Bolivia, el presidente Evo Morales dio un mensaje conciliador en el que destacó la inclusión social y abrazó grandes retos para conmemorar el bicentenario del 2020-2025, con lo que muestra seguridad para continuar con la conducción del país en una próxima gestión presidencial.

“Solo dando el valor agregado a nuestros recursos naturales vamos a garantizar nuevos empleos para las nuevas generaciones, ni se imaginan el proyecto que tenemos en tema litio, 41 plantas, la mayoría en Potosí y otras en Oruro (...) Tenemos un lindo plan, diseñado no solamente con miras al 2025 sino mucho ABI más allá, eso si va a mover la economía nacional e internacional”, destacó el primer mandatario.

Dijo que quiere ser el presidente de la mejor Bolivia de la historia y para eso detalló algunos logros económicos y sociales en su gestión.

Esta vez el presidente optó por un mensaje corto de 35 minutos con 47 segundos. La capital beniana se convirtió en el escenario principal de las festividades patrias.

Participaron parlamentarios y autoridades nacionales, entre las que estuvo la presidenta del Tribunal Supremo Electoral (TSE), María Eugenia Choque. También acompañó los actos el expresidente uruguayo José Mujica. Sin embargo, la presencia de la titular del ente electoral en los actos de ayer no es bien vista por el diputado opositor Luis Felipe 

Dorado, pues a su entender, la vocal no debió ser parte y mantenerse al margen para así “no demostrar su apego y obediencia al candidato oficialista”.

En la sesión de honor de la Asamblea Legislativa Plurinacional, que se realizó en el Centro de Convenciones de la Villa Olímpica de la capital beniana, Morales y el vicepresidente Álvaro García Linera, tuvieron coincidencias en destacar logros de estos 13 años que están en el Gobierno, afirmaron que Bolivia pasó de la protesta a la propuesta y que gracias a la unidad se desterró el racismo de la exclusión para construir un Estado con tolerancia e inclusión.

Los discursos estuvieron centrados en retos que se han marcado para completar la industrialización selectiva de las materias primas, la transformación tecnológica de la agricultura con más riego, ampliar la frontera agrícola, apostar por la alianza de campesinos, industriales y apostar por la ciencia y tecnología.

El jefe de Estado subrayó que se camina para construir un Estado libre, digno, generoso y admirable, porque según él, Bolivia ya dejó de ser un país pequeño y debilitado.

También hizo un repaso de datos económicos, destacando el incremento del PIB, la creación de nuevos empleos y la reducción de la pobreza. Sostuvo que en 180 años, las anteriores administraciones dejaron al país con un Producto Interno Bruto (PIB) de $us 9.574 millones, mientras que la gestión pasada se cerró con 40.800 y se proyecta llegar en esta gestión a $us 43.738 millones. Cree que en 2025 mínimamente pasará los $us 60.000 millones.

La industrialización

Evo señaló que se ha dejado atrás la injusticia y la discriminación neoliberal, “y ahora vivimos el tiempo del amanecer de la industrialización con crecimiento económico, integración y reconciliación”. En la misma línea el vicepresidente enumeró como uno de

los retos “completar la etapa de industrialización selectiva de las materias primas” y destacó que con éxito se ha logrado incluir a los sectores empresariales.

“Hemos logrado conformar alianzas público privadas para emprendimientos como el etanol y estamos trabajando en esa misma línea para proyectos tan importantes como el Hub de Viru Viru, puerto Busch y los biocombustibles.

Todo esto es parte de una agenda compartida con el sector privado para mejorar la economía de nuestra querida Bolivia” El mandatario destacó que “el proceso de industrialización de los hidrocarburos se inició con la puesta en marcha de las plantas separadoras de líquidos de Río Grande y Gran Chaco, la incursión de Bolivia en la industria de la petroquímica en la región a partir de la inauguración de la planta de Amoniaco y Urea y la introducción del país en la producción de energías más limpias como son los biocombustibles.

El empuje al sector agrícola

Morales destacó que el dinamismo del sector agropecuario se ha constituido en uno de los principales impulsores del crecimiento de la economía boliviana en los últimos años, favorecido por las políticas gubernamentales destinadas a garantizar la seguridad con soberanía alimentaria.

En este sentido, la producción de biocombustibles no solo se incrementará sino que también alentará la industria nacional y evitará la importación de combustibles.

Linera menciona la importancia de “completar la transformación tecnológica de la agricultura tradicional con más riego, maquinaria agrícola, carreteras que articulen a cada zona y ampliar la frontera agrícola”. En el mensaje del segundo mandatario del país también hizo referencia a la formación y oportunidades laborales de los jóvenes, pues a su criterio el reto es crear una masa crítica profesional de jóvenes para “alcanzar una economía del conocimiento”, porque es necesario fomentar el acceso a la ciencia y tecnología, con créditos y becas.

Reacciones políticas

La oposición, a través del senador Yerko Núñez, cree que el mensaje del mandatario no refleja la verdadera realidad que viven los bolivianos y que fue un discurso político en carrera electoral. “De pasada habló de la corrupción, pero no hay una política de luchar contra este mal que ya tiene cansado al pueblo boliviano.

Nuevamente el presidente le está mintiendo con datos que no son reales y no conoce la realidad en la que viven los bolivianos”. Por el contrario, la diputada oficialista, Susana Rivero, dijo que el jefe de Estado habló de

unidad y de los sueños que ha cumplido a los ciudadanos. “Ha sido un discurso muy humano que la ciudadanía esperaba”, afirmó y agregó que todavía faltan cinco años más para concretar cosas que han quedado pendientes.

A criterio del senador de Unidad Nacional, Arturo Murillo el discurso fue “repetitivo absolutamente todo” y expresó su preocupación que Morales llamara a su militancia a defender lo avanzado, y cree que “se encuentra con miedo”.

Cuestionó que el líder del MAS no haya hablado de la corrupción, el narcotráfico y la salud.

El diputado Wilson Santamaría calificó de “mensaje agotado y de continuismo electoral”. Lamentó que Morales haya llamado a su militancia “a defender lo avanzado en corrupción, narcotráfico y despilfarro para seguir privilegiando a algunos sectores y descuidar la salud”.

Advirtió que el pedido del jefe de Estado “es para perpetuarse en el poder y seguir pisoteando la voluntad popular”. Por su parte, Samuel Doria Medina, líder de oposición, no está convencido con el discurso de 35 minutos del Mandatario. A través de su cuenta de Twitter dijo que “sigue usando estadísticas infladas para alabar a su Gobierno.

Sus números repetitivos ocultan que Bolivia sigue siendo el país más pobre de Sudamérica, y que la mayoría tiene una vida dura y sin oportunidades. Concluido el desfile cívico militar, las autoridades se trasladaron hasta la laguna Suárez, donde se llevó a cabo el almuerzo de honor a la patria.

Tags

Comentarios