Escucha esta nota aquí

Evo pocas veces enfrenta miedos. Esta vez lo hace. Se encuentra en la suite acondicionada del piso tres de la clínica Los Olivos, en Cochabamba, recuperándose de una cirugía en su rodilla izquierda.

Y así estará hasta mañana, hospitalizado y bajo un estricto control médico. Esa es su primera bronca, ya que, después de salir de una exitosa operación, deberá olvidarse de practicar el fútbol por un año. Por ahora, se movilizará durante cuatro semanas con muletas, y así intentará gobernar el país, claro, sin su típica dinámica.

El presidente Evo Morales ingresó al quirófano a las 9:15 de ayer. La operación duró tres horas y 15 minutos, menos del tiempo estimado. Fue catalogada como un éxito por la junta médica, que estuvo compuesta por tres especialistas y por tres alternos. Los doctores que operaron al mandatario son Nils Calderón, Jorge Terrazas y Luis Bazán. A este equipo se sumaron los instrumentistas Fernando Aguilar y Grace Jiménez, y la anestesista Ana María Rodríguez. Ayer, el jefe de Estado no recibió visitas, y hoy lo hará con especial selección.

Agenda cancelada
El vicepresidente Álvaro García anunció que debido a la operación, en la que se le reconstruyó dos ligamentos y meniscos de la rodilla izquierda, el presidente canceló visitas oficiales a una cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y un viaje a Europa.

“Se ha suspendido el viaje a una reunión que había del ALBA, después iba a haber una reunión de cancilleres y luego se suspendió un viaje que tenía para Europa”, detalló García en la sede de Gobierno.
Por el momento, el vicepresidente será el timonel del Ejecutivo, y en su agenda se prevé reemplazar a Evo en la inauguración de la cumbre judicial en Sucre, que se inicia mañana.

Luego de la operación, Morales fue conducido al tercer piso de la clínica Los Olivos. Personas de su entorno estuvieron vigilando la operación, pero no ese entorno político ni familiar, sino los dirigentes cocaleros y sindicales.

Su amiga y parlamentaria Leonilda Zurita, que lo acompaña desde la dirigencia cocalera en el trópico de Cochabamba, pidió al mandatario que respete las instrucciones médicas para continuar “al frente del proceso de cambio”. Otra líder sindical, Juanita Ancieta, de las bartolinas, espera que el presidente Morales progrese en su recuperación.

El doctor Bazán comentó al EL?DEBER que el martes habló con Morales y casi molesto aceptó cumplir las reglas posoperatorias